El juego de las sillas

He estado dos veces en el desfile militar del Paseo de la Castellana el 12 de octubre. Es siempre una buena oportunidad para ver en vivo hardware militar y suele haber alguna novedad o sorpresa.

Hubo pitos y abucheos la última vez que fui. Empezaron antes del desfile nada más aparecer los lanceros de la Guardia Real escoltando un Rolls Royce por el Paseo de la Castellana en dirección norte hacia la Plaza de Colón. ¿Republicanos inflitrados? No. La gente abucheaba entre gritos contra Zapatero a todo coche oficial que aparecía. Que pensaran que Zapatero iba escoltado por la Guardia Real ilustra de sus luces. Evidentamente cuando la figura de los reyes fue visible tras los cristales blindados los pitos y gritos se convirtieron en aplausos.

Esta última vez no estuve pero se ha visto que hubo pitos, gritos y abucheos en medio del Homenaje a los Caídos con los familiares presentes de militares y guardias civiles fallecidos en acto de servicio en este último año. Y tiene gracia ver ahora el reparto de papeles entre los dos partidos mayoritarios.

Ahora de pronto desde el PSOE y su entorno se defiende el decoro y el respeto en la Fiesta Nacional mientras desde el PP y su entorno se defiende a ultranza la libertad de expresión en cualquier ámbito (recuerden estas posturas cuando venga el Papa de visita e España).

Entrer nosotros: A ambos partidos les importa todo un mierda. Es el tradicional juego de las sillas de la política española. Un mismo partido defenderá una cosa o su contraria en función de si está en el poder o en la oposición. Lo que el partido rechaza para toda España es lo que un barón regional defiende para su comunidad autónoma. Y lo que en Cataluña se considera inadmisible es defendido sin complejos en una comunidad en la otra punta de España.

Se equivocan quienes quieran ver en la derecha una mayor sensibilidad en asuntos de seguridad y defensa. Y que una eventual llegada al poder del PP pondría las cosas en su sitio. Los gastos en las fuerzas armadas nunca han dado réditos electorales. ¿Qué ciudadano medio conoce lo que es un MRAP, un UAV y por qué hay que sustituir los BMR o le importa que no se le haya hecho la MLU al Príncipe de Asturias? Lamentar el estado de las fuerzas armadas o el fallecimiento de soldados en Afganistán es sólo munición contra el gobierno. Soldados, que por cierto, ya no son españoles.

Un pensamiento en “El juego de las sillas

  1. Pingback: El maleït joc de les cadires « Només 5 línies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>