¿Armas españolas para Israel?

El gobierno español ha suspendido temporalmente la exportación de material militar y de doble uso a Israel. Un gesto relacionado con el impacto en la población civil palestina de Gaza de la Operación “Margen Protector”. No es habitual en Mariano Rajoy ver esta clase de gestos firmes en política internacional.

Mi colaboración esta semana en Sesión de Control trata la cuestión. Repaso qué exportó España a Israel en 2013 en materia de defensa y cómo resulta que la medida no sólo no afectará en absoluto a Israel sino que puede perjudicar a las fuerzas armadas españolas.

¿Vende España armas a Israel? en Sesión de Control.

La defensa de una España sin Cataluña

En el año 2006 comenté en este blog el revuelo causado por un documento apócrifo donde se estudiaba cómo serían las fuerzas armadas de una hipotética Cataluña independiente. En un contexto muy diferente, el asunto fue tratado por el Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya el pasado año en su documento “La Futura Força de Defensa de Catalunya”. El debate esta vez es real. Y, como a Escocia, el problema que se le plantea a una hipotética Cataluña independiente es el de las economías de escala. Sistemas de armas avanzados, como aviones de combate y fragatas, serían prohibitivos para una Cataluña independiente. Así que, como en el caso de Escocia, se debate la opción de una defensa mancomunada. Tenemos el precedente de las tres repúblicas bálticas, que comparten academia militar (Baltic Defense College) y red de vigilancia del espacio aéreo (BALTNET).

Ahora imaginemos un caso extremo. Supongamos que Cataluña y País Vasco se convirtieran en países independientes sin un acuerdo para compartir una defensa común. Para Cataluña y el País Vasco su defensa nacional no supondría ningún problema a pesar de que no pudieran adquirir y mantener sistemas de armas avanzados. Ubicadas entre Francia y España, su situación no sería muy distinta a la de Uruguay. Para la defensa nacional de España sería catastrófico. Según recoge la Wikipedia, la suma de Cataluña y País Vasco suponía en 2011 el 24,9% del Producto Interior Bruto español. Manteniendo un gasto equivalente, España no podría seguir pagando el mantenimiento de uno de cada cuatro aviones de combate, fragatas y vehículos blindados mientras sus obligaciones en el Estrecho de Gibraltar, Ceuta, Melilla y Canarias seguirían siendo las mismas.

El fin de ETA sigue el guión

Hay una ley política no escrita que dice que la paz la deben hacer los “halcones”. Parece que para la opinión pública sólo son admisibles ciertas concesiones si las hace un gobierno de un partido de línea dura. Yo soy más cínico y pienso que las “palomas” se ven sometidas a un chantaje político.¿Se imaginan qué habría dicho la prensa israelí conservadora si la Desconexión de Gaza la hubiera ejecutado un primer ministro laborista y no el héroe de guerra Ariel Sharon? Sin ir más lejos, en España hemos visto que cierta prensa llamó “valiente” a Aznar por iniciar negocaciones con ETA y nadie cuestionó su promesa de “generosidad”. Años después, el gobierno de Rodríguez Zapatero realizó negaciones con ETA y la misma prensa que había aplaudido a Aznar, le llamó “traidor” y le acusó incluso de haber organizado el 11-M en colaboración con ETA. En aquel entonces tuve claro que aquellos ataques del Partido Popular a Rodríguez Zapatero eran sólo parte de una estrategia política y no el resultado de una convicción moral. Al Partido Popular no le interesaba que un gobierno del PSOE se llevara el rédito político de acabar con ETA. Predije y acerté que tan pronto el Partido Popular volviera al gobierno cambiaría de discurso.

Es innegable que ETA ha sido derrotada. Con la perspectiva histórica, podemos ver que ETA entró en declive tras el comienzo de la colaboración policial francesa. Lo contó el general Rodríguez Galindo en su libro, que reseñé aquí allá por 2006. La apuesta estratégica de ETA fue establecer bases en Portugal, que se saldó con un fracaso, mientras el grupo terrorista entraba en una espiral descendente con la caída encadenada de sus sucesivas cúpulas dirigentes. Era evidente entonces que el terrorismo etarra tenía los días contados. Recuerdo que no le di mucha importancia a aquella Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián en  octubre de 2011 hasta que pocos días después ETA anunció “el cese definitivo de su actividad armada”. En su comunicado, hizo mención expresa de la conferencia y del contexto internacional. Me pareció entonces que había quedado claro que la conferencia sólo había servido para poner fin al la violencia con una escenificación que no hiciera evidente la derrota de ETA.

Desde aquel anuncio de octubre de 2011 hemos visto movimientos por uno y otro lado. En abril de 2012 el gobierno abrió una nueva vía de reinserción que sustituía la “Vía Nanclares”, incluyendo acercamiento de presos. En 2013 vimos que el gobierno acató la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que declaró la doctrina Parot contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos. El último paso lo dio el colectivo de presos de ETA que emitió un comunicado hace pocas semanas en el que reconocía “con toda sinceridad el sufrimiento y daño multilateral generado como consecuencia del conflicto”, además de renunciar a la violencia y aceptar la legislación penintenciaria vigente. Apuesto a que en poco tiempo veremos la destrucción de sus arsenales. No será épico, no será apoteósico y dejará un regusto amargo a alguno. Pero será el fin de ETA. Aunque tengo la impresión de que alguno ingenuamente creyó que con el fin de ETA veríamos carros de combate del Ejército de Tierra entrando en la plaza principal de los municipios de la Comarca de San Sebastián y un legionario izando la bandera española en el balcón del ayuntamiento.

 

España y el discreto encanto de la hidalguía

El otro día, tras unas de esas jornadas maratonianas delante del ordenador con chorrocientas pestañas del Firefox abiertas, leí un artículo publicado en Politikon.es: Pour quoi, Hollande? O a quién beneficia la intervención francesa en Mali. Me pareció francamente malo e impropio de un blog que es toda una referencia. Es lo que tienen las crisis, de pronto saltan a la actualidad y opcupan titulares. Aparecen análisis de paracaidistas que desconecen el contexto y los matices.

Me llamó la atención que no hubiera posibilidad de dejar comentarios. Pero con curiosidad por saber más sobre la autora pinché en el enlace que ofrecía Politikon y encontré esto:

Laia Balcells es politóloga. Hizo el doctorado en la Universidad de Yale y trabaja como profesora en la Universidad de Duke. Antes de irse a Duke, estuvo como investigadora en el Institut d’Anàlisi Econòmica, CSIC y dando clases en la Universitat Pompeu Fabra. Es granollerina de origen, gracienca de vocación y yankee de adopción. Vive entre los dos continentes, con lo que sufre la política comparada en carne propia.

Sucede que la profesora Balcells es especialista en conflictos armados. Supuse que era el típico caso de alguien a quien le piden que escriba sobre un tema de actualidad basándose en una relación más o menos cercana con su especialidad pero que no está familiarizada con el caso concreto. Estos días los académicos, periodistas y blogueros especializados en el Sahel están que no paran de soltar comentarios sarcásticos sobre los análisis de última hora de personas que hasta hace un mes no sabían colocar Malí en un mapa. Así que aquella noche tras actualizar FlancoSur.com me fui a la cama.

Al día siguiente me encontré que no había sido el único al que no le había gustado el artículo en cuestión. Y que ajeno al asunto, antes de que yo leyera se había desatado una pequeña trifulca. Manel Gozalbo de Hispalibertas había hecho llegar su crítica a la autora vía Twitter para encontrarse una reacción bastante infantil. En vez de centrar su defensa en los argumentos apeló al principio de la titulitis. Manel Gozalbo, recuérdenme no buscarle las cosquillas, no se achantó y sacó el sarcasmo:

Me doctoré donde a ti te enseñaron que Libia fue una colonia francesa.

Resulta que lo que yo leí fue una versión corregida donde el monumental gazapo de poner a Libia como ex-colonia francesa había desaparecido, así como cerca de 40 comentarios que fueron borrados pero aún aparecen en la caché de Bing. El asunto derivó a la profesora Balcells acusando a Manel Gozalbo de machismo y bloqueándolo en Twitter, sin que en ningún momento se prestara a defender su artículo. Para colmo, Roger Senserrich intervino con el argumento de que es “una de las 4-5 mayores expertas del mundo en conflictos civiles” y preguntádole a su interlocutor “cuántos artículos sobre conflictos civilies tienes en revistas con peer review”. El asunto se saldó con Manel Gozalbo dando su versión en Hispalibertas, Politikon haciendo desaparecer de su página el widget donde salían reflejadas las interacciones en Twitter para quitarle visibilidad al asunto y la profesora Balcells quejándose en Twitter de “la mala educació a la xarxa” además de pidiendo como condición para volver a colaborar en Politikon que sus entradas no admitan comentarios.

Todo esto asunto podríamos señalarlo como el enésimo caso de amigotes que se cubren a los otros y aplican ese principio del Credo Legionario de “con razón o y sin ella”. Podríamos hablar de la proliferación de torpes análisis sobre Malí. Pero yo me quiero quedar con la falacia del principio de autoridad. Es un viejo problema con el que he tropezado muchas veces. Y no me refiero a que evadan discutir mis argumentos para pedirme credendciales. El asunto tiene otros matices. Por ejemplo, la insistencia siempre antes de cada entrevista de que les aporte una filiación. Me hace gracia cuando me preguntan “¿pero tú sabes tanto porque eres profesor, militar o qué?”. No se les pasa por la cabeza que una persona llegue a ser experta en algo de forma autodidacta. Así que desgrano mi personal académico y profesional para que sólo entonces emitan un “aaaahhhh” y se queden tranquilas. Como si en algún momento en que he calentado una silla en la Universidad de La Laguna, la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto Universitario General “Gutiérrez Mellado” alguien hubiera dedicado un minuto a hablarme de la diferencia entre un carro de combate T-55 y T-62, la historia de Al Qaeda o la doctrina rusa de ciberguerra. Al final, los títulos académicos se convierten en justificantes de lo que ya sabía antes.

Más de una vez he salido decepcionado de una conferencia y al expresar mi desaprobación por lo dicho en ella me he encontrado con una respusta palmaria: “¡Pero si el conferenciante es comodoro de la armada ruritana y diplomado de estado mayor por la escuela de guerra prusiana!”. Como si fuera tan complicado explicar que alguien puede tener unos credenciales académicos y/o profesionales pero meter mucho la pata al hablar de temas tangenciales a su conocimiento. Y por el contrario, he tenido más de una oportunidad de charlar con estadounidenses con trayectorias de relumbrón y he mantenido con ellos charlas bastantes amenas en la que nadie nunca me preguntó por mis títulos. Conozco casos, como Galrahn de Information Dissemination, invitados a dar conferencias y participar en mesas redondas organizadas por la U.S. Navy simplemente por su condición de bloguero friki. Así que sospecho que es un problema español que viene de largo, de los tiempos de capa y espada.

¿Ha reconocido el gobierno que los antidisturbios se sobrepasaron?

Recuerdo leer sobre la importancia que le daba William S. Lind, padre de la teoría de las Guerra de Cuarta Generación, a “desescalar el conflicto”. Usaba situaciones durante la ocupación de Iraq como ejemplo, pero yo pensaba en manifestaciones. Si una organización te monta una sentada en la puerta para que se monte un lío y salir en las noticias, ¿cómo resolver el conflicto de la forma más anodina y más aburrida de tal forma que no sea noticia? 2012 no fue un año en que se resolvieran los incidentes publicos de una forma discreta y aburrida.

Antidisturbios turcos identificados individualmente.

Antidisturbios turcos identificados individualmente.

No hace falta mucho extenderse sobre el comportamiento de los antidisturbios de la policía española en el año 2012. Pero ante la sensación de que las calles se habían convertido en zonas aconstitucionales con el respaldo de las autoridades mirando a otro lado, empezó a salir un goteo de noticias que son a mi entender el reconocimiento implícito de que algo se había hecho mal.

Primero fue la noticia de la creación de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR):

Los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP), conocidos como “antidisturbios”, serán reforzados en Madrid con 378 agentes de una nueva sección policial denominada Unidad de Prevención y Reacción, que los sustituirá o bien los apoyará en su trabajo.

Que “serán reforzados” implique directamente que sean sustituidos es una de esas formas sutiles de demostrar que se ha perdido la confianzan en ellos. Evidentemente se les asignan nuevas misiones con la excusa de que ante la actual conflictividad social los antidisturbios están saturados de trabajo y necesitan apoyo:

Su implantación aliviará la carga de trabajo de las Unidades de Intervención Policial (UIP) en concentraciones, manifestaciones o espectáculos públicos de menor entidad (deportivos, musicales y taurinos), junto a eventos sociales o concentraciones de masas generados por fiestas patronales, religiosas, culturales, mítines o de tipo similar.

Además, se concentrarán en puntos negros de delincuencia, en colaboración y coordinación con comisarías locales y de distrito, e intervendrán de inmediato en auxilio o defensa de los ciudadanos ante calamidades o catástrofes públicas.

Otra tarea de la nueva unidad será el apoyo a los jueces y tribunales en lanzamientos, es decir, desahucios, además de otras actuaciones judiciales.

Mítines políticos y desahucios son eventos donde los ánimos se pueden encrespar bastante. Así que parece que se ha decidido retirar a la UIP de esas misiones para enviar a otros policías con la excusa de que se les libera de tareas menores para que estén disponibles para las grandes concentraciones públicas.

Antidisturbios en Colombia identificados individualmente

Antidisturbios en Colombia identificados individualmente

Y así, de forma discreta un día sabemos por una respuesta parlamentaria del gobierno a Izquierda Unida que las próximas licitaciones de chalecos protectores para los antdisturbios incluyen la especificación de un especio para incluir el número de identificación del policía.

Sobre vigas y ojos: España en Iraq

Es cosa de hacerse viejo. Ves repetirse la Historia primero como tragedia, luego como farsa. He vivido ya dos alternancias políticas en el gobierno de España siendo mayor de edad, y a unos y otros vi tirarse los trastos con mismos argumentos sólo que cambiando de escaños. ¿Cuántas veces hemos oído que las acusaciones por corrupción contra el alcalde de Retruécanos del Páramo son una campaña orquestada por el partido contrario? ¿Cuántos presidentes locales de partido hemos visto golpearse el pecho defendiendo a su compañero, amigo y compadre de Zurruño de la Zarzamora que colocó a toda la familia y parte de la política en puestos de la Administración Pública? Los que aquí acusan, allá se defienden. Y al revés. ¿Qué novedad es entonces el caso De Juana Chaos? Lo que parece simple, y lo pareció a otros en su momento, ¿ya no?

Por ahí oí o leí a alguien criticar al gobierno de Rodríguez Zapatero a cuenta de la muerte de una soldado española en Afganistán. (Un día si me animo o me anima un lector entraré en el asunto del que podrían decirse tantas cosas como en el caso de José Couso). A propósito de esa muerte Jorge Aspizua decía hace poco (perdón, no recuerdo dónde) que aquellos dentro del PP que achacaban una mala previsión en la compra y modernización de materiales bien tuvieron tiempo de planificar programas en los ocho años que gobernaron. Me recuerda un debate que hace poco leí en Internet. Alguien se quejaba de que el gobierno de Felipe González había acabado con cierta institución militar. “Pues el gobierno de Aznar no hizo nada en ocho años por refundarla” dijo alguien. Fin de la discusión.

Y es que los nacionalistas españoles de derechas preocupados por las Fuerzas Armadas viven en una nebulosa de olvidos. Ofuscados con el Anticristo ZP en su memoria los ocho años de Aznar fueron Jauja en el mundo militar. ¿Quién recuerda los soldados que se mandaron a una “zona horto-frutícola” de Iraq? La zona en cuestión albergaba Najaf, donde está situada la tumba del imam Alí. Uno de los lugares más sagrados del Islam shiíta.

Entonces en el mediodía del 4 de abril de 2004 el contingente español de la base Al Andalus se encontró la guerra en su puerta. Nadie pareció prever el auge de las milicias de Muqtada Al Sadr, un clérigo dispuesto a ofrecerle un pulso al gobierno de ocupación estadounidense. ¿Qué hicieron los soldados españoles cuando empezaron a caer proyectiles de mortero y cientos de milicianos atacaban la base? Nada. Estaban allí en misión de paz. Y algún alto mando se encargó de que a Madrid llegaran noticias de que todo seguía con normalidad.

Los españoles eran vecinos de la Coalition Provisional Autority, cuyos funcionarios estaban escoltados por contratistas de la empresa estadounidense Blackwater. Todos ellos, veteranos de unidades de fuerzas especiales, asumieron el liderazgo del puñado de soldados y marines estadounidenses que allí se encontraban y combatieron contra las milicias shiíes. Los españoles, con instrucciones de permanecer pasivos como patos en una feria, se limitaron a abrirles sus polvorines para que se surtieran de munición. La prensa llamaría luego a ese puñado de contratistas, que salvaron el pellejo de los que ellos veían como una pandilla de inútiles y cobardes, sanguinarios mercenarios.

Mientras tanto, se sucedían las llamadas de auxilio de soldados salvadoreños. Aquellos mismos que formados para rendir honores a Trillo recibieron su grito de ánimo “¡Viva Honduras!”. Un grupo de salvadoreños, miembros de la brigada multinacional liderada por España, habían quedado aislados y acorralados en otra parte de la ciudad… Y abandonados por el mando español. Sólo cuando un grupo de salvadoreños salió a pecho descubierto un oficial español salió en su busca contraviniendo órdenes. El éxito de su acción le salvó de que su cabeza rodara.

La jornada del 4 de abril fue un cúmulo de despropósitos. Un contingente español, en teórica misión de paz, se vio envuelto en una jornada de combates sangrientos y tuvo que regirse por reglas de enfrentamiento diseñadas en suelos con moqueta y alfombras nobles a miles de kilómetros. Oficiales más preocupados por sus carreras que la dignidad del uniforme que vestían dejaron en la estacada tropas aliadas bajo su mando. Y muchos soldados cumplieron su deber interpretando a su manera las órdenes recibidas, cuando no mandando a sus superiores a tomar por el lugar que amargan los pepinos.

Lo que pasó aquel 4 de abril apenas transcendió a la prensa española. Sólo versiones descafeinadas y apuntes de protagonistas de los hechos que en España siempre se respondieron duramente.

Afortunadamente pronto sabremos mucho más. Y si en España nadie quiere saber, en EE.UU. están encantados de que quede constancia lo que para ellos es una jornada heroica.

Una Unidad Militar Extraña

El desfile del pasado día jueves 12 de octubre fue la presentación en sociedad de la Unidad Militar de Emergencias, una creación del actual gobierno. La UME es una unidad peculiar: Depende directamente de Presidencia de Gobierno y ninguna de sus funciones es estrictamente militar.

UME
Foto: Rosa Jiménez

La decisión de crear la UME fue tomada en el consejo de ministros del 7 de octubre de 2005 y su nacimiento ha venido cargado de polémica. Se pretender que actúe en catástrofes naturales, incendios forestales y toda clase de emergencias, con lo que en principio ninguna de sus funciones es militar. Para ello estará dotada de toda clase de medios y su personal se elevará a 4.310 personas. Para cualquiera que conozca la realidad de las fuerzas armadas españolas sólo se puede describir la situación como “desvestir a un santo para vestir a otro”. Y aún así ya se habla de las carencias con las que nace esta nueva unidad. Mientras que los profesionales del ramo y la presidenta de Médicos Sin Fronteras se han pronunciado en contra.

Creo que de necesitar España una unidad de emergencias de estas características bien hubiera valido potenciar los medios y personal de Protección Civil, para dejar de seguir confundiendo las funciones de las fuerzas armadas. O haber dado materiales y entrenamiento específicos a algunas unidades militares (zapadores, principalmente).

Curiosamente la creación de la UME ha generado toda clase de teorías conspiranoicas en cierta derecha española. En el hecho de que la UME responda directamente de Presidencia de Gobierno y no del Ministerio de Defensa ven toda clase de oscuras intenciones: “ZP quiere montar una guardia pretoriana militar que responda sólo a él”. Sí, hay gente que dice y se cree eso. Aunque la principal característica de la UME es que sea una unidad militar ¡desmilitarizada!. Pero a eso mismo otros encuentran rápida explicación: “Es el primer paso de la desmilitarización de las fuerzas armadas”. De ahí que la UME fuese abucheada a su paso por parte del público en el desfile del pasado día 12 en el paseo de la Castellana de Madrid.

Personalmente pieso que la creación de la UME es un error. Pero no me extreña que una reciente encuesta de Sigma 2 para El Mundo refleje una recuperación del gobierno y un estancamiento de la oposición. Si es que han elevado la paraonia a la categoría de ideología política. ¿Y se extraña el mayor conspiranoicor del reino ?

La inocentada de la fragata

Hola amiguitos soy Coco. Y hoy os voy a enseñar la diferencia entre un barco y un avión. ¿Chupado? No, sí eres periodista de El Mundo.

Parecía una inocentada. Alguien que se hacía llamar Mazz dejó esta frase en un comentario el otro día.

ZP manda fragata a Iraq en apoyo de USA sin consultar al Parlamento. La fragata participó hace unas semanas en el bombardeo de la frontera de Iraq con Siria.

¿Una fragata española participando en el bombardo de la frontera de Iraq con Siria? Que yo sepa la frontera sirio-iraquí está bien lejos de cualquier vía navegable por cualquiera de las fragatas de la Armada española o del alcance de sus cañones de 76 o 127 milímetros si estuvieran en el Mar Rojo, el Golfo Pérsico o el Océano Índico. A lo mejor tienen un supercañón que alcanza objetivos a miles de kilómetros. ¡Y yo sin saberlo! :D

Me pareció una tontería y no le hice caso. Como iba yo a imaginar que una chorrada así sólo podría ser parida por la mente de un periodista, y de El Mundo por más señas (sí, sí… ese periódico que el 12-M sacó en portada la foto de un cadáver reconocible por sus familiares, y luego se ha dedicado a dar voz en primera plana año o año y medio después a todo colega de camello que de pronto recuerda que el fulano le había hablado de sus contactos en ETA o que fue torturado en comisaría).

En los foros de temas militares siempre nos cachondeamos de los periodistas por no dar ni una. Que manía de llamar fragata a todo lo que sea gris y flote. O “marine” a todo militar estadounidense. Es lo que tiene hablar hoy de vacas locas o clonación humana, mañana de huracanes y tsunamis, y al otro de inmigración o reformas de estatutos autonómicos. Y si a eso le añadimos bastante ganas de hacer demagogia nos salen los titulares de estos días.

Alguien en El Mundo “descubrió” no hace mucho que la fragata F101 “Álvaro de Bazán” estuvo integrada varios meses en el Carrier Strike Group 2, un grupo aeronaval de la U.S. Navy. ¿Secreto de estado? Ni de coña. Una afoto de mayo de 2005.

Norfolk, Va. (May 4, 2005) – Capt. Turk Green explains the dynamics of the nuclear-powered aircraft carrier USS Theodore Roosevelt (CVN 71) to Spain Minister of Defense Jose Bono Martinez. An international celebration was held on the flight deck of the ship in honor of the Theodore Roosevelt Carrier Strike Group upcoming cooperative deployment that includes the Spanish frigate Alvaro de Bazan (F 101).

En cristiano: El Ministro José Bono estuvo en EE.UU. en el mes de mayo en la ceremonia que daba oficialidad al acuerdo por el que la F101 se integraría en el grupo del portaaviones Theodor Roosevelt. ¿Qué pintaba nuestra fragata en un grupo aeronaval de la U.S. Navy? Lo explican en la página web de la armada estadounidense:

Having Bazan [la fragata "Álvaro de Bazán"] and TR [el portaaviones "Theodor Roosevelt"] come together in one strike group is a way to promote interoperability between two NATO countries. Small training exercises are conducted throughout the fleet, but a six-month deployment is what will give the United States and Spain the opportunity to work together in a more real-world situation as well as learn how to overcome any communication boundaries the two navies may share.

Vuelvo a traducir al cristiano, por si no controlan la lengua del Imperio: La F101 se integró en el grupo de la U.S. Navy en una misión de entrenamiento para mejorar la capacidad de trabajar conjuntamente con la marina de los Estados Unidos. Sí, sí… Ese país con el que ZP, decían, había conseguido arruinar las buenas relaciones que tenía España. Y si se trataba de una misión de larga duración es porque los ejercicios conjuntos de unos pocos días que practicamos con marinas como la argentina y la brasileña dan para poco.

Es interesante la siguiente frase dicha por el contraalmirante James A. Winnefeld:

This project was born in 2003 with the highest leaders of the Navy, and the Memorandum of Understanding was signed a week ago. The magnificent ship arrived here to start phase one of training“.

Las dos palabras en negrita lo dicen todo: Que la cosa se negociaba desde 2003 y que el propósito era el entrenamiento de la fragata española.

Secreto se puede ver que no era. ¿Pero aparte de la página web de la armada estadounidense en España se anunció? Vean ustedes mismos su equivalente española:

 

Previsto realizar durante el presente año 2005:

• PRE-INCORPORACION AL GRUPO DE COMBATE DE LA FLOTA NORTEAMERICANA, A MEDIADOS DEL MES DE MAYO HASTA FINALES DEL MES DE JULIO. (A REALIZAR EN LA COSTA ESTE DE EE.UU).

• INCORPORACION AL GRUPO DE COMBATE DEL PORTAAVIONES USN THEODORE ROOSEVELT, A MEDIADOS DE SEPTIEMBRE HASTA DICIEMBRE DE 2005.

 

Aquí queda claro que el barco hizo un primer viaje, de mayo a julio, a EE.UU. Fue en esa estancia cuando Bono viajó a EE.UU. A su vuelta a El Ferrol, en julio la Armada emitió una nota de prensa (con fecha 28 de julio de 2005) y el comandante de la F101 dio una rueda de prensa.

Vale, dirá alguien. Pero más allá de la prensa local ferrolana, los frikis que visitan la página web de la Armada o frecuentan los foros, ¿transcendió algo? Pue sí. Al menos lo siguiente:

- Intervención del Ministro de Defensa en programa de TVE (20 septiembre)

- Pregunta Parlamentaria a Ministro de Defensa en Pleno del Congreso (28 septiembre)

-Intervención del AJEMA en Comisión Defensa del Congreso (13 octubre)

- Preguntas parlamentarias todavía en trámite (formuladas el 8 de noviembre)

- Nota de Prensa del Ministerio del regreso de la F101 (12 diciembre)

- Respuesta parlamentaria a pregunta sobre despliegue F-101 (14 diciembre)

- Convocatoria a los medios y rueda de prensa comandante F101 (21 diciembre)

Que ya son ganas de no darse por enterados. Aquí una bonita foto con la tripulación de cubierta del portaaviones Roosevelt formando con sus chaquetas cierta bandera en la despedida de la F101 (el detalle es mejor verlo en la versión de alta resolución). Un destructor de la clase Arleigh Burke luciendo ese mismo pabellón por allá.. Fotos del 3 de diciembre. Pero en fin…

Solucionado el asunto del “secreto de estado”, alguien puede quedarle la duda, ¿pero para qué necesitamos entrenar con la Armada de los EE.UU? y ¿en qué medida tomó parte la F101 en esos bombardeos sobre Iraq? Para ello primero tengo que explicar en dos patás qué son las fragatas de la serie F100…

Las fragata de la clase F100 (de momento hay cuatro, y encargada una quinta) son las mejores fragatas (buques de escolta entre 2.000 y 6.000 toneladas de desplazamiento, más o menos) que hoy en día surcan los mares, dotadas del mejor sistema de defensa antimisil para buques existente, el sistema AEGIS. El AEGIS (que toma su nombre de la armadura de Zeus) es un sistema complejo que sólo portaban buques de gran porte. Empresas españolas se encargaron de adaptarlo para ser instalado en un buque tipo fragata, y el fabricante del AEGIS viendo el potencial del trabajo hecho en España se asoció para formar un consorcio que de momento ha vendido cinco fragatas (con una versión limitada) a Noruega. El sistema AEGIS es un sistema complejo y muy potente. Suponiendo una superficie de mar equivalente al de la península Ibérica, una fragata como la F101 situada en Madrid controlaría todo el espacio áereo de la Península y sería capaz de derribar blancos aéreos a la altura de Toledo. Las evoluciones futuras previstas del sistema AEGIS, esencialmente su software y sus misiles antiaéreos, lo capacitarán como parte de un escudo antimisiles. Las fragatas F100 han puesto a España en primera división (como se demostró en los ejercicios Majestic Eagle en 2004) y es lógico que la Armada quiera sacarle todo el potencial trabajando con la Armada del país que fabrica el sistema AEGIS y que más experiencia tiene con él. Todo sea dicho, la única armada que además de la española tiene el sistema AEGIS es la japonesa, pero los manuales en japonés sospecho serían un pelín engorrosos para los miembros de nuestra Armada.

Así que allí estaba por el Océano Índico la fragata F101 “Álvaro de Bazán” (ahora ya están informado, es un barco que flota, y va por el mar) integrada en el grupo aeronaval del portaaviones CVN-71 “Theodor Roosevelt”. Pues bien, ojo al dato. De ese portaaviones despegaron aviones que participaron en misiones de guerra sobre Iraq. Y no se pierden la pirueta retórica. Nuestra fragata, la F101, con su mera presencia en el grupo aeronaval del Roosevelt participó en operaciones de guerra en Iraq. ¿Cómo un barco, que va por el mar y flota, participa en misiones de guerra en Iraq? (Exactamente cerca de la frontera con Siria). El Mundo lo explica hoy: Una escuadrilla estadounidense lanzó 2.500 kilos de bombas en Iraq protegida por la fragata española. ¿Protegida? ¿Iban volando esos aviones con nuestra fragata vigilante mientras agitaba sus alas dando círculos alrededor de la escuadrilla de la U.S. Navy? Oh, claro. Ahora lo entiendo. Mientras la F101 mantuvo encendido su sistema AEGIS de vigilancia del espacio aéreo protegía al grupo aeronaval y a los aviones que habían despegado del Roosevelt con la misión de bombardear posiciones de la insurgencia iraquí cerca de la frontera siria. Da igual que en el grupo aeronaval CSG-2 hubiera un crucero y dos destructores AEGIS. Da igual que la insurgencia iraquí no suponga una amenaza aérea. Sólo por el hecho de tener encendido su radar, la F101 es cómplice de “vigilancia del espacio aéreo” (¿el personal de seguridad armado de la embajada española en Bagdad nos convierte también en país beligerante?) Evidentemente el comandante de la F101 tenía otras opciones:

a) apagar el sistema AEGIS

b) preguntarle a los estadounidenses, “¿esos aviones que despegan van a realizar ejercicios o van a participar en misiones de guerra?” para en función de ello alejarse a una distancia prudencial. Así no se hubiera podido decir que la F101 “participó” en las misiones de guerra de las unidades aéreas de la U.S. Navy.

c) comunicar al comandante del Roosevelt “como me entere que aviones despegan de su buque para ejecutar misiones de guerra sobre Iraq me vuelvo a casa”

d) A último remedio derribar a los aviones de ataques estadounidenses mientras por radio se le comunciaba al comandante del Roosevelt “¡no a la guerra!”

Quizás la clave esté en la opción C. Quizás el comandante de la F101 debió tomar la decisión de volver a casa, o consultar al Ministerio de Defensa, ante la prolongación de las operaciones áreas sobre Iraq. Pero una medida de la intensidad de esas operaciones nos la da el titular de El Mundo: 2.500 kilos de bombas. 2,5 toneladas. ¿Muchas bombas? La escalofriante cantidad de… cinco bombas Mk.83 o su variante guiada por láser GBU-10. ¿O fueron quizás cinco de las nuevas JDAM? Quizás lo más sensato en el caso fuera simplemente no hacer nada y no interferir en las operaciones aéreas estadounidenses (¿los aviones y buques que paran en Rota rumbo al Golfo nos convierten en aliados de EE.UU. en Iraq?) . Eso es lo que parece que sucedió. Ellos a lo suyo. Nosotros a los nuestro.

Esto de la fragata me recuerda al asunto de los vuelos de la CIA. El periodismo ha muerto, ¡viva la blogosfera!

El caballo del malo

Mi padre trabajó en una gran compañía pública. Y desde pequeño le oí despotricar contra los sindicatos mayoritarios que parecían sólo luchar por justificar su propia existencia. También contra la gestión de la compañía por parte de directivos puestos a dedo por el gobierno y sin ningún interés en realizar su labor de la forma más eficaz posible. El verdadero negocio estaba en fundar compañías de servicios auxiliares a las que, oh casualidad, la empresa pública encargaba la ejecución de servicios. El problema no era la naturaleza pública de la empresa. Era el capitalismo de amiguetes, versión patria, en el que víviamos. Así se justificaba la privatización de la empresa. Todo para que otros amiguetes terminaran dirigiéndola, con contratos blindados y multimillonarias prebendas en stock options. Y mientras, hombres en su madurez, que habían dedicado casi toda su vida laboral a una gran empresa que sentían como propia, terminaron de patitas en la calle. James Petras, en su famoso informe, hablando de esa generación recogía el sentimiento [pág. 25]: “La emergencia de una conciencia de clase se acompañaba del orgullo de formar parte de una empresa productiva moderna, del orgullo en el trabajo y de ser un trabajador“.

Cosas de las recortes de gastos, miles de trabajadores eran sacrificados y los altos directivos recompensados con stocks options multimillonarias. Nunca fui un genio de las matemáticas, así que nunca pude calcular a cuántos sueldos de trabajadores equivalían aquellos pagos.

Leí hace poco en La SinRazón que el secretario general del Sindicato Independiente de la Agencia Tributaria había afirmado que el nuevo plan de la Agencia para combatir el fraude fiscal contenía “mucha literatura y propone modificaciones. Entre ellas, SIAT aboga por crear un departamento de investigación, que permita incrementar el número de inspectores que investigan, reducir los que se dedican a gestionar desde las oficinas y elevar la recaudación del Estado. El sindicato presentará un documento alternativo al difundido.”

Ahí está. Un sindicato independiente, como al que mi padre se unió. Dando caña. Y exigiendo que los inspectores hagan su trabajo. Y no precisamente montados en el caballo del malo, como algunos quisieran…

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

¿La comisión del 11-M trabajando y Aznar de rositas?

No tengo ni idea si la comisión parlamentaria del 11-M servirá para algo. Todavía no entiendo muy bien cuál es su función. Las responsabilidades políticas fueron resueltas el 14-M. Las penales son cosa de los jueces.

En EE.UU. la comisión del 11-S, al menos dio como resultado un informe que fue nominado para el National Book Award de lo bien redactado que está. Se le ha acusado, todo hay que decirlo, de tratar de no dejar mal a nadie. Pero al menos en EE.UU. existe la figura del “relator de la Comisión”, echada en falta por Mariano Rajoy y Manuel Marín. Igualito que aquí, vamos…

Aznar ha comparecido ante la comisión. Cuando lo hizo Acebes los portavoces de los partidos que el 11-M estaban en la oposición dejaron claro que no se habían estudiado la lección y Acebes fue jaleado al día siguiente por los suyos en un acto del PP. Me temo que posiblemente haya pasado lo mismo con Aznar.

Hace semanas leí “11-M La Venganza” de Casimiro García-Abadillo, director adjunto y responsable de información de El Mundo. Lo hice con un lápiz en la mano tomando notas al margen que condensé en un reseña de 11 páginas para un amigo. No sé si alguien le apetecerá leerse el texto, pero aquí está en formato MS Word.

Resumiendo: Incluso leyendo un libro de un simpatizante del PP que pretende dejar mal a la izquierda y a la Cadena SER por lo sucedido el 13-M se comprende que la gestión del 11-M por parte del gobierno fue un desastre. Y dice mucho del equilibrio ideológico que hay en este país en cuanto medios de comunicación (eso de que todos son de izquierdas) que a estas alturas “intoxicación”, “manipulación” y “mentiras” se quiera asociar con la que era la oposición en aquel momento. Parece que a veces hay que recordar que quien quedó con el culo al aire según fue avanzado la investigación fue el gobierno.

Aznar se negó en su comparecencia a que las palabras “me equivoqué” salieron de su boca. ¿Y siguen buscando fuera la culpa de sus errores y de su derrota?. ¿Aprenderá alguien en el PP la lección?

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]