Bibliografía sobre la yihad argelina

Estoy trabajando en la presente crisis de Mali. Y puestos a buscar los orígenes históricos de la actual situación en el Sahel se hace inevitable tirar de uno de los hilos hasta el origen de la yihad argelina en el contexto de la guerra civil que vivió el país en los años 90. Podría parecer que un asunto que convulsonió un país tan cercano y cuyas ramificaciones llegan hasta el 11-M habría sido bien cubierto desde el punto de vista editorial en español. Pero no. Lo que tenemos son fragmentos dispersos por varias obras sobre la crisis argelina de finales de los 80, el ascenso del Frente Islámico de Salvación, el abrupto cerrojazo a al apertura política y la posterior guerra civil.

Estos días he estado recopilando fragmentos de esa historia. He encontrado información en estos libros:

El gran Magreb: Desde la independencia hasta el año 2000 de Paul Balta (1995).
El estado árabe : crisis de legitimidad y contestacion islamista de Gema Martín Muñoz (1999).
La yihad: Expansión y declive del islamismo de Gilles Kepel (2001).
Guerras profanas: Afganistán, Estados Unidos y el terrorismo internacional de John K. Cooley (2002).

Encontré un cuarto, En el nombre de Dios de Sami Naïr (1995). Es el único dedicado específicamente a Argelia, pero en su brevedad y por la perspectiva del autor poco me aportó.

Sé de la existencia de dos más, dedicados a las atrocidades cometidas durante aquella la guerra civil. Precisamente las matanzas perpetradas por los yihadistas argelinos socavaron el apoyo de las masas y muchas fuentes acusan al estado argelino de realizar operaciones de bandera falsa:

La muerte en Bentalha. Guerra y manipulacion politica en Argelia de Nesroulah Yous (2001) y La Guerra sucia de Habib Souaidia (2002).

¿Algún lector podría recomendarme alguna otra obra en español con el que completar mi bibliografía? Sé que en inglés y especialmente en francés hay todo un universo de publicaciones. Precisamente esta semana me llegó The Algerian Civil War, 1990-98 de Luis Martinez (2000), la que puede que sea obra definitiva sobre el asunto. Se trata de una tesis doctoral dirigida por Gilles Kepel y es obra de un franco-argelino que publicó bajo pseudónimo.

Sobre la yihad en el Sahel encontramos dos libros diametralmente opuestos en español. Por un lado tenemos Terrorismo internacional en África del incombustible Jesús Núñez Villaverde junto con Balder Hageraats y Malgorzata Kotomska. Como conté en mi reseña, el libro desprecia la amenaza yihadista en el Sahel presentándola como una excusa inventada por Estados Unidos para intervenir a favor de sus intereses petroleros en el continente. Al menos queda el consuelo de saber que el profesor Núñez Villaverde habla ahora de “una amenaza que ya había sido identificada como tal al menos desde 2008″. (2008 es, por cierto, en el que acudí a Granada a presentar mi comunicación “Un Flanco Sur Profundo: El arco de inestabilidad de África Occidental”). Por otro lado, tenemos La yihad a nuestras puertas: La amenaza de Al Qaeda en el Magreb Islámico de David Alvarado. Y ese es el panorama editorial en español. La yihad no existe o es una amenaza tocando en nuestra puerta. Creo que hay hueco para un análisis sosegado sobre el tema.

Argelia y el tablero de juego del gas

La creación de una “OPEP del gas” ya tiene fecha tras negativas y dudas expresadas de cara a la opinión pública por unos y otros. Informa el diario ruso Kommersant que la constitución de la organización de países exportadores de gas natural tendrá lugar el día 9 de abril en Doha, capital de Qatar. La organización la formarán Rusia, Irán, Qatar, Venezuela y Argelia.

Rusia es a día de hoy el principal proveedor de gas la Unión Europea. Argelia el tercero y el primero de España. Ambos países han firmado acuerdos en materia energética… y de armamento. Argelia sufraga su sustanciosa cesta de la compra en Moscú con concesiones especiales a las empresas energética rusas. Sólo así puede permitirse una modernización tecnológica que deja muy atrás a Marruecos y Libia. En Rabat y Trípoli deben andar preocupados. Eso explica los rumores y desmentidos de la venta de cazabombarderos franceses Rafale de última generación a Marruecos y Libia.

Mientras tanto, nuestros oráculos patrios tienden a creer que todo lo que pasa en Marruecos gira en torno a Ceuta y Melilla. Cada tuerca, tornillo y arandela que entra en dotación de las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos se considera una amenaza para las ciudades españolas. Como si Argelia no existiera. Como si el Flanco Sur español concluyera en las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla. Sólo así se explica que entendieran la subida del precio que Argelia cobra a España por el gas como obra de la perfidia y torpeza de Rodríguez Zapatero.

MiG-29SMT argelinoPor los habituales canales OSINT sólo ha llegado noticias de la entrega de los primeros MiG-29SMT, uno de los cuales vemos en la foto antes de su envío a Argelia. De los Sujoi Su-30MK argelinos no hay noticias. Sólo podemos hacer dos apuntes. Que el paso de un prototipo por Malta en febrero de 2002 demuestra lo viejo del interés argelino por el avión. Y constatar que los primeros Sujoi Su-30MK venezolanos sí que han llegado a su destino. De esta manera la recién rebautizada Aviación Militar Venezolana da su particular salto tecnológico.

Argeliana

Dije la semana pasada que iba a dedicarme por unos días a hablar de cine y libros. Los días y la actualidad atropellaron mis planes.

Quería comentar Syriana, la película por la que George Clooney ha ganado un Óscar como mejor actor de reparto, y resulta que el fin de semana pasado tuvimos a Vladimir Putin en Argelia.

MiG-25Se trata de la primera visita de un presidente ruso a Argelia tras el fin de la Guerra Fría. En ella se han firmado acuerdos que confirman lo que circuló este año y el pasado como filtraciones interesadas a la prensa: Argelia actualizará sus fuerzas armadas con un paquete importante de armamento comprado directamente a Rusia. Tras el fin de la Guerra Fría Argelia se había limitado a comprar excedentes de segunda mano a Bielorrusia y Ucrania, a la par que buscaba nuevos suministradores de tecnología militar en Estados Unidos, España y Sudáfrica. Pero la jugada de Putin es a varias bandas.

Durante los 90 Argelia se había ido acercando paulitanemente a EE.UU. El interés fue recíproco tras el 11-S. La guerra civil argelina fue interpretada entonces en clave global y los posibles reproches al régimen de Argel pasaron a segundo plano. Se empezó a especular que Argelia podría mirar a Europa para modernizar sus fuerzas armadas. Quizás fueran sólo las fantasías de algunos argelinos, quizás de algunos franceses, pero sonaba el nombre del cazabombardero francés Rafale. Barcos de la OTAN empezaron a visitar puertos argelinos para realizar ejercicios conjuntos.

T-72 argelinoDe pronto, el acuerdo entre los gobiernos de Bouteflika y Putin hacen que Argel mire de nuevo a Moscú en cuanto suministro de armamento. Y dé un salto que lo aleja considerablemente de sus países vecinos, Marruecos y Libia. Casi me atrevería a decir que cierra parte de la brecha frente a su vecino al otro lado del Mediterráneo, nosotros, con la compra de cazabombarderos Su-30MK y baterías de misiles antiaéreos S-300.

En el plano económico la compra de armamento, posible gracias a las divisas por la exportación de hidrocarburos, lleva aparejado la liquidación de la deuda que Argelia contrajo con la extinta Unión Soviética. Y lo que es más importante, van en paralelo con los acuerdos de la empresa estatal argelina Sonatrach con las petroleras rusas Gazprom y Lukoil.

Rusia ha visto amenazada su posición de principal suministrador de gas natural a Europa tras el conflicto a cuenta de los gaseoductos con Ucrania. La Unión Europea sacó la conclusión de que debía diversificar sus fuentes de suministro. Argelia es su tercer suministrador (y principal de España). Y ahora ha tomado posiciones conjuntas con Rusia.

Como decían en la promoción de Syriana, todo está conectado. ¿Quién se anima a hacer una película?

Argelia se va de compras

En agosto de 2002, un mes después de la crisis por el islote de Perejil, el periódico La Razón publicaba una noticia que arrancaba con la frase “Silenciosamente, Marruecos está dotándose del armamento más moderno disponible en el mercado”. La frase había que entenderla como parte de ese “miedo al moro” de la derecha española pero no dejaba de ser mentira. Las compras de armamento de Marruecos en los últimos años han sido escasas y tecnológicamente le separa una enorme brecha de España.

Mientras tanto Argelia ha ido en los últimos años renovando los materiales de sus fuerzas armadas sin que ella fuera motivo de ningún titular alarmista. Ciertamente las relaciones de Argelia con Estados Unidos y Europa no son las de los tiempos de la Guerra Fría, cuando Argelia estaba en la órbita soviética. Pero no está de más estar al corriente de los contratos argelinos.

Estos días ha saltado la noticia del anuncio ruso de un contrato millonario con Argelia. Un anuncio parecido en el mes de mayo de 2005 fue desmentido por Argelia al poco tiempo. Este vez se trata de una información “filtrada” desde la industria rusa de armamento. Se habla de un contrato ya cerrado por 36 cazabombarderos MiG-29SMT, que podría en un futuro ser seguido por 28 cazambombarderos Su-30, 8 sistemas de defensa antiaérea S-300PMU2 y un lote de carros de combte T-90S. Además de la posible modernización de los dos submarinos diésel de la clase Kilo, 50 aviones de entrenamiento Yak-130 y 30 sistemas de defensa antiaérea Tungushka-M1 (como los que ya tiene Marruecos).

Si la noticia se confirmara en toda su extensión Argelia daría una salto cualitativo que dejaría muy atrás a sus países vecinos. Marruecos apenas ha reunido fondos para modernizar 27 de sus Mirage F-1 y Libia sigue en el limbo a pesar del levantamiento del embargo internacional. Será interesante ver qué movimientos se producen en la zona. De momento, Putin visitará Argelia el próximo mes de marzo.