Tres libros para saber qué pasó el 11-M

Hoy es el décimo aniversario del 11-M. A pesar de ser miembro fundador de DesiertosLejanos.com, decidí desvincularme del tema el día en que me di cuenta que me estaba afectaba profundamente. Tanta mentiras, tanta infamia y tanto cinismo de políticos y periodistas me revolvía las tripas mientras desmontar las teorías conspiranoicas se volvía el trabajo de Sísifo. El ritmo con el que escupían mentiras era muy superior a la celeridad con la que yo podía documentarme y comprobar datos. Recuerdo, sin ir más lejos, cómo al principio se dijo que era imposible que en el 11-M estuvieran implicados terroristas yihadistas porque no habían sido atentados suicidas. O que era imposible que el grupo que cometió el atentado tuviera relación alguna con Al Qaeda porque en él había delincuentes comunes relacionados con el menudeo de droga. La conspiranoia se construyó así. Sobre falacias del tipo “todo el mundo sabe que los yihadistas siempre cometen atentados suicidas y jamás reclutan pequeños delincuentes”.  Aquello sirvió para saber que quienes lanzaban aquellas teorías sobre el 11-M no tenían las más mínima honestidad intelectual. Luego, pude compartir ideas con personas que tenían conocimientos de otras disciplinas o simplemente la paciencia para contrastar datos. Llegamos a parecidas conclusiones.

En aquel entonces me consumía la rabia. Y hoy pienso en las personas que pagaron un precio demasiado alto. Anoche vi en la televisión a Rodolfo Ruiz, el que fue jefe de la comisaría de Vallecas, al que ciertos medios le hundieron la vida. Sólo había que ver su aspecto físico para comprender que es ahora una sombra del hombre que llegó a ser. En aquel entonces me costó comprender por qué ni los medios afines al gobierno de Rodríguez Zapatero entraron en el tema de la conspiranoia ni el propio gobierno plantó cara en este asunto. La razón la descubrí en el primer libro que hoy recomendaré: Las Bombas del 11-M de Juan Jesús Sánchez Manzano, que era comisario jefe de los TEDAX en 2004. Hice mi reseña en este blog hace no mucho tiempo. En el libro encontramos el relato de alguien que estuvo en primera línea y cuenta cómo trabajó la policía aquel día. Pero además el autor nos cuenta su calvario personal al convertirse en blanco de los conspiranoicos y nos cuenta la clave que en aquel momento nos faltó: El gobierno de Rodríguez Zapatero creyó que el Partido Popular sufriría un desgaste por aferrarse a las teorías conspiranoides y no hizó el mínimo esfuerzo por frenar el asunto. Por ejemplo, contestando de forma lacónica la catarata de preguntas del Partido Popular en el Congreso a cuenta del 11-M. Quizás haya que recordar a alguno que Mariano Rajoy declaró a El Mundo: “No me creo que los detenidos por el 11-M organizaran los atentados”).

El segundo libro a recomendar es el que me estoy leyendo ahora mismo: ¡Matadlos!  Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España de Fernando Reinares, uno de los mayores expertos en España sobre terrorismo. El libro es francamente exhaustivo y denso, aunque los capítulos cortos y la redacción lo hace ameno. Que un libro así haya salido ahora se explica porque sólo el paso del tiempo ha permitido disponer información crucial para hacer la composición de cómo se planeó y por qué el 11-M. Así, encontramos que los yihadistas querían atentar en España antes de la invasión de Iraq y antes de que se fijara el 14 de marzo como día electoral. También, nos enteramos en el libro de las numerosas ramificaciones que conectan la amorfa red de yihadistas que participaron en el 11-M con Al Qaeda.

Por último les recomendaré el trabajo de trituración de las teorías conspiranoicas que está haciendo Manel Gozalbo, la clase de persona que no querrías nunca que haga un fisking a un artículo o libro tuyo. En El juicio paralelo del 11-M se ha propuesto revisar en varios volúmenes las teorías conspiranoides publicadas por la prensa española, desmontado las falacias y señalando las contradicciones, mentiras y errores de bulto en un tour de force epopéyico donde muestra una erudición inaudita en las más diversas disciplinas. Leyéndolo uno tiene la sensación de que Manel Gozalbo es un perro de presa que una vez muerde una falacia conspiranoide no la suelta hasta despedazarla del todo. Y cuando uno cree que ya ha terminado, desanda el camino para con grandes dosis de sarcasmo rematar los flecos pendientes. Su libro es un auténtico espectáculo.

Casimiro García-Abadillo, autor entonces de 11-M La venganza y hoy director de El Mundo, da marcha atrás y dice que “cometimos errores sobre el 11-M” y “dimos crédito a algunas informaciones faltas de rigor”, lo que terminó haciendo que parecieran “una pandilla de iluminados”. En un día así sólo queda pensar, ¿recibirán algunos su merecido castigo?

Jaque mate

Esta semana se ha hecho pública la sentencia del macrojuicio del 11-M. Los medios de comunicación y los blogs de izquierda han reaccionado en tromba utilizando la sentencia como un palo con el que sacudir al Partido Popular. Ganas no faltan habiendo presenciado como todo este asunto ha desvelado la verdadera faz de la derecha española y sus brazos mediáticos. Pero cabe preguntarse si es lícito alegrarse por algo que tenga que ver con el 11-M.

El asunto me toca en lo personal porque el asco y la rabia me llevó en el verano de 2005 a darle réplica a los disparatados artículos de un tal Luis del Pino en el panfleto digital de Federico Jiménez Losantos. La tarea resultó pronto ingente para una sola persona. Pero pronto nos fuimos conociendo en Internet un grupo de personas de formaciones académicas y orígenes diversos pero con iguales motivaciones. Cada uno, desde su campo de especialidad, encontraba escandaloso las mentiras que se estaban publicando sobre el 11-M. Nació así el blog coletivo DesiertosLejanos.com, donde un servidor publicó una serie inconclusa bajo el pseudónimo de Issa al Isbani. Tiene gracia el asunto, pero antes de un mes el siniestro Losantos nos nombró en su programa diciendo que la nuestra era una página obra de Fernando Moraleda con el objetivo de insultar al PP. Como para fiarse de cualquier otra información que salga de boca del presunto periodista.

Junto con el blog de El Peón Gris, Desiertos Lejanos se convirtió en baluarte del sentido común y el escepticismo frente a una pandilla de desalmados dispuestos a comerciar con el dolor y desconcierto de los familiares de las víctimas. ¿Cuánto dinero se habrá embolsado el tal Luis del Pino haciendo de tonto útil para el periodista jeta de turno? ¿Cuánta víctimas habrán sufrido sin necesidad angustia y dolor mientras una pandilla de hijos de la gran puta les decían que los responsables del 11-M eran españoles y estaban en la calle?

Yo sólo espero que todos aquellos que han sido objetos de calumnias acudan al juzgado y sean resarcidos. Ojalá en este país llamar prevaricador o terrorista a alguien no siga saliendo gratis. Ojalá todos esos tontos útiles que han estado dando el coñazo a parientes y amigos con las teorías de la conspiración sean ahora el hazmerreir de sus conocidos.

Ojalá vivamos todos en paz, sabiendo a pesar de todo que no será así. Nos esperan en el futuro más 11-M y 7-J. Fuera de España estudian al pensador más brillante de Al Qaeda, que tiene nacionalidad española y propugnaba redes terroristas distribuidas y sin líderes, mientras aquí nos inventamos la inexistente figura jurídica del “autor intelectual” para seguir enredados en discusiones estériles. El que avisa no es traidor.

Falsos culpables

En la inaguración del nuevo monumento a las víctimas del 11-M una persona sostenía una pancarta que decía: “Acebes prisión por negligencia criminal. Aznar proceso por el Tribunal Internacional de la Haya”. La imagen la recogían tanto El País como 20 Minutos. En esa línea el diputado de IU por Málaga Antonio Romero ha denunciado a Aznar por crímenes de guerra en Iraq. Y así hay quienes sostienen que el 11-M es el resultado del apoyo del gobierno de Aznar a la invasión estadounidense de Iraq.

Buscar responsabilidades políticas en el 11-M es un error que nos impide comprender la naturaleza del terrorismo yihadista y nos lleva a no estar alerta ante la amenaza de ese tipo de terrorismo. En primer lugar es un error porque desvía la responsabilidad de los terroristas que cometen el atentado. Los atentados no suceden de forma automática por la política de un presidente de gobierno. Aunque algunos lo piensen. Suceden porque un grupo de personas tienen la deliberada intención de matar y causas estragos con un fin político.

En segundo lugar es erróneo porque es equivocada y peligrosa la idea de asumir los atentados como un “justo castigo”. Los terroristas en la mayoría de los casos se justifican aludiendo a un número de agravios más o menos imaginados. Si entendemos que los ataques terroristas son el resultado natural de un agravio a un colectivo estamos por un lado convirtiendo a los terroristas en su representante legítimo, y por otro aceptando los castigos colectivos. En el caso de Bin Laden podría tener más o menos apoyo popular entre los musulmanes de todo el mundo (aunque no deja de ser significativo que entre quienes poco o nada ha arraigado Al Qaeda sean los palestinos). Pero no es y no puede ser el interlocutor a la hora de resolver los problemas de las sociedades musulmanas. En cuanto a la idea de los atentados indiscriminados como un “castigo justo” estamos ante una idea odiosa: La criminalización y deshumanización de las víctimas. Lo vemos ante los muertos palestinos e israelíes anónimos que se convierten por arte de magia en base política o electoral y, por tanto en “cómplices” de sus líderes, cuando alguien quiere justificar los desmanes del bando opuesto. Los trabajadores de las Torres Gemelas eran para algunos “tecnócratas al servicio del capitalismo”. Así se les puede hacer culpables desde el cambio climático a la opresión de media humanidad. Y por extensión convertir su muerte en algo intranscendente y banal.

Todo este tipo de ideas tienen la misma base que las teorías conspirativas. Se trata de negar una realidad y buscar una explicación falsa pero reconfortante a nuestros prejuicios. Aquellos que ven en Bin Laden un luchador anti-imperialista se niegan a creer que su mano esté detrás de la muerte de tantas personas. La imagen del multimillonario saudí como una especie de Subcomandante Marcos del islamismo se rompería en pedazos. Aquellos que buscan la culpabilidad de ZP y ETA en el 11-M creen que una vez salga a la luz su verdad podrán dormir tranquilos y vivir en una España amenazada sólo por un terrorismo local terrible pero familiar y bien conocido. Si hiciéramos caso a todos los conspiranoicos que pueblan Occidente sólo podríamos concluir que Al Qaeda no existe: El 11-S, el 11-M y el 7-J fueron según ellos atentados organizados por los servicios secretos de cada país respectivo. Tantos errores nos desvían de un hecho fundamental: La amaneza yihadista contra España.

DesiertosLejanos.com en la tele

Luis Fernando Areán era asiduo a foros de debate sobre escepticismo científico. Allí se curtió discutiendo con creacionistas y demás fauna. Cuando los medios de comunicación del Lado Oscuro empezaron a darle cancha a los defensores de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M se encontró con los mismos recursos argumentativos. Supongo que por aquella misma época yo andaba soltando azufre por las orejas al leer cosas como “en los atentados yihadistas siempre hay terroristas suicidas” o “un traficante de droga a pequeña escala nunca podría ser yihadista”. La sensación de que nadie estaba dando la necesaria respuesta a las falacias que los conspiranoicos lanzaban sin rubor llevó a unir esfuerzos. Así nació Desiertos Lejanos, el blog y foro de referencia a la hora de destripar las teorías conspiranoicas sobre el 11-M.

La labor de Desiertos Lejanos es colectiva, pero esta noche Luis F. Areán le pondrá cara en El Debate de CNN+. Será a las 21:00. Los que no tenemos TV esperamos pronto verlo circular por Internet.

P.S.: Vía Escolar.net descubro que Leo Bassi ha hablado en su web de un curioso personaje, Gordon Thomas, al que Jaime Ignacio del Burgo tomaba como fuente en sus elucubraciones conspiranoicas. En el artículo se enlaza a un artículo de Desiertos Lejanos, obra de Issa Al Isbani. Estoy seguro que se sentirá honrado por tan ilustre “enlazador”. :D

El día que el periodismo murió

Arcadi Espada pilla en falta a los periodicos El País y a El Mundo. Se les ve el plumero, diríamos tomando el nombre del blog de José Antonio Martínez Soler. A ese abismo Íñigo Sáenz de Ugarte lo llama Universos Paralelos. Ignacio (antes “Nacho”) Escolar sentencia: El Mundo miente.

El mayor atentado terrorista de la historia de España y la única manera de enterarte sobre qué pasa con el proceso judicial es confiar en los bloggers y frikis. Hasta El País copia y pega de ellos.

Amargas cucharadas de ácido bórico.

Los defensores de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M llevan ya un par de años lanzando acusaciones de todo tipo contra políticos, policías y jueces. Nos extraña que lanzar amenazas por la radio salga tan barato. Pero es que ni siquiera acusar a alguien de haber organizado o colaborado en el mayor atentado terrorista de la historia de España parece tener repercusión legal alguna. Hasta ahora. La justicia se ha puesto en marcha, por fin, para poner las cosas en su sitio.

El “colectivo de funcionarios públicos” Manos Limpias, presidido por Miguel Bernard Remón, había presentado una denuncia contra el juez Juan Del Olmo (instructor del 11-M) y de la fiscal Olga Sánchez por destrucción del pruebas. Según la denuncia a los terroristas que murieron en Leganés no se les hizo autopsia y los vagones de tren no fueron analizados escrupulosamente. Suponemos que los impulsores de la denuncia la hicieron tras leer las historietas de ficción que publica Libertad Digital, El Código da Pino.

11-M

Ni Fríker Jiménez lo hubiera explicado mejor

La semana pasada el Tribunal Supremo se pronunció. Ha desestimado la denuncia porque es falsa. Resulta que las autopsias y la inspección minuciosa de los vagones se hizo, y así consta en el sumario (que es secreto de momento). Además el Tribunal Supremo, según nos cuenta Terra, “considera que Bernard puede haber incurrido en un delito de acusación y denuncia falsas, castigado con hasta dos años de prisión, y a instancias de la Fiscalía pide que sea investigado por los Juzgados de Madrid”.

Espremos que se siga impartiendo justicia.

Sé a la última manifestación que acudistéis

Esta tarde en Madrid tendrá lugar una manifestación convocada inicialmente en repulsa por el atentado del 30 de diciembre y que el Partido Popular ha querido que se entienda como un acto de desagravio al gobierno o de adhesión a su política antiterrorista. Hemos llegado a tal absurdo que la inacción del gobierno llevó a ETA a acabar con la tregua mientras que todo este tiempo el Partido Popular decía que España y el Estado de Derecho estaban siendo liquidados por el gobierno. “Proceso de rendición” lo llamaban. Ahora hemos vuelto al punto de partida. Una oportunidad perdida.

La manifestación de hoy no la convoca el gobierno ni el PSOE. La convocan la Federación Nacional de Asociaciones Ecuatorianas de España, la Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras. Tengo en mis manos una hoja con la convocatoria de la manifestación firmada por los dos sindicatos. Dice que es un acto de condena del terrorismo y de apoyo a los familiares de las víctimas. Llama a la unidad de los demócratas y a la firmeza contra el terrorismo. Habla de un futuro de “paz, sin violencia, de vida y libertad”. Creo que es un llamamiento claro, sencillo y que cualquier demócrata podría firmar. Reparo, una vez más, que en vez de académicos, intelectuales, escritores y periodistas (¿dónde están?) los focos se centren en los “artistas”. Pero la cuestión no es quien más va a ir o apoya la manifestación. Ni siquiera si el gobierno gestionó bien las negociaciones con ETA. La cuestión es decidir si las razones de la convocatoria son justas y asumibles. Yo estaré allí esta tarde (si eres blogger y acudes, sigue los consejos de César).

Habrá quienes hoy se queden en casa. Pero no crean que algunos se han quedado de brazos cruzados estos días. El pasado jueves 11 de enero la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el colectivo Peones Negros convocaron concentraciones “por el fin de la negociación con ETA y la verdad del 11-M”. La AVT, no olvidemos que es una asocación que representa a algunas y no todas las víctimas, tiene todo el derecho de manifestarse cuando quiera y por lo que quiera. Pero es significativo que haya asumido las teorías conspiranoicas del 11-M. El colectivo Peones Negros, nacidos al calor de Libertad Digital y del blog de Luis del Pino, apoyan la inocencia de algunos imputados de la causa del 11-M. Y se ha ofrecido a los abogados de oficio encargados de defender a los presuntos terroristas. Trágico o delirante, según se mire.

“Es hora de quitarse la careta”, aseguró el presidente de la AVT en Murcia informa Libertad Digital. Y es que va siendo hora de que la gente sepa la relación entre el 11-M y el Plan Hidrológico Nacional (visto en La Sombra de Aznar). Es el camino que lleva la derecha en este país. Con el historiador (Ctrl+C)ésar (Ctrl+V)idal, el periodista de investigación Luis del Pino y el demócrata Pío Moa al frente.

11-M Volvemos y somos multitud

Cuando empecé a destripar las teorías conspiranoicas en agosto de 2005 la tarea me hacía sentir como Sísifo. Al fin y al cabo difamar y tergivesar los hecho siempre es más fácil que contrastar los datos. Un Friker Jiménez cualquiera no gasta ni una neurona en decir en su blog que en 1930 Franco fue abducido por un OVNI mientras hacía esquí acuático estando de vacaciones con su familia en Torrevieja. Pero quien quiera rebatirlo tendrá que averiguar dónde estuvo Franco en el verano de 1930. Y si quiere resultar contundente del todo habrá de comprobar si Torrevieja tenía en 1930 alguna infraestructura hotelera que le convirtiera en destino turístico o si el esquí acuático se practicaba en la España de los años 30 y concretamente en Torrevieja.

Afortunadamente la cadena de enlaces entre blogs y la coincidencia en foros políticos fue reuniendo a los escépticos ante las teorías conspiranoicas. El trabajo resultó entonces más llevadero. Primero fue el lanzamiento el viernes 26 de mayo de este año del blog colectivo Desiertos Lejanos, que fue el primer gran esfuerzo de demostrar las patrañas que se esconden en las teorías conspirativas sobre el 11-M. Si no es porque hablamos de una tragedia, el mayor atentado terrorista de la historia de la democracia española, uno entendería que el humor es la única manera de afrontar la conspiranoia y sus insufribles defensores.

Y mientras arreciaba la campaña mediática conspirativa la blogosfera reaccionaba desde ambas márgenes del espectro ideológico: Desde Nacho Escolar a Manel Gozalbo. Demostrando que no se trata de una cuestión ideológica, sino de mero sentido común.

Ahora el último paso. Abrir la conversación y el debate. El foro de Desiertos Lejanos.

Apostemos algo

En Cómo acabar con la cultura Woody Allen incluye un relato que consiste en el intercambio de cartas entre dos individuos jugando una partida de ajedrez por correspondencia. La partida resulta del todo incoherente porque cada uno pretende mover piezas sobre el tablero que el otro afirma haber tomado en una etapa previa de la partida. Así cada uno le va rectificando al otro sus movimientos, anunciádose jaques al rey continuamente, hasta que finalmente cada uno proclama su victoria.

El que haya seguido la trama conspiranoica sobre el 11-M habrá visto que sus protagonistas se asemejan a los protagonistas del relato epistolar de Woody Allen. Creen haber demostrado que en el 11-M no tuvieron nada que ver terroristas yihadistas, que las bombas que estallaron aquel fatídico día no contenían explosivo Goma 2 Eco proveniente de la mina Conchita de Asturas, que la mayoría de imputados deberían estar alegremente en la calle, que en aquel piso de Leganés nunco hubo un comando yihadista atrincherado (fue todo FX)… Por decir dicen que el miembro del Grupo Especial de Operaciones que murió en el asalto a aquel piso nunca existió. Un conspiracionista decía en uno de sus foros (¿o fue en los comentarios de un blog?) días antes de la manifestación del 10 de junio de este año que ya se estaba imaginado a ZP abandonando la Moncloa en helicóptero. Se refería a la imagen de los presidentes de Argentina y Bolivia haciendo lo propio tras las revueltas populares que provocaron la caída de sus gobiernos.

Uno podía pensar en un principio que a esta gente directamente le falta un tornillo, que entran en la categoría del conspiranoico estadounidense. De hecho muchos que aparecen en los blogs y foros conspiranoicos entran en esa categoría: Son las nuevas generaciones de “Expediente X” y “Matrix”, series de ficción a las que han hecho referencia en su discurso. Pero si uno lee a quienes se han tomado la molestia de contrastar las afirmaciones que contienen los libros, blogs y artículos de los conspiranoicos (véase por ejemplo Desiertos Lejanos y Manel Gozalbo en HispaLibertas) comprobará que las falacias que quedan al descubierto son el producto de una profunda deshonestidad intelectual y periodística. Detrás de ellas hay una evidente voluntad de engañar, tergiversar y manipular. Y a estas alturas es evidente que si ciertos medios de comunicación hacen de altavoz para los conspiranoicos no es por nada que tenga que ver con la búsqueda de la verdad. Resulta significativo que los conspiranoicos hayan escogido como símbolo para ellos mismos un peón negro. Reconocen ser las marionetas de menos valor de alguien que maneja los hilos.

Así que ahí va mi propuesta. ¿Cuánto nos apostamos a que en el lejano día que vuelva el Partido Popular a gobernar España los archivos de la comisión parlamentaria del 11-M seguirán cogiendo polvo en la carrera de San Jerónimo (¿o estará digitalizados en algún disco duro perdido?). ¿A que los medios de comunicación que tanto espacio han dado en sus portadas y tantos minutos de radio han dedicado a la conspiranoia de pronto, así por las buenas, perderán interés en el asunto? A lo que no me atrevo a apostar es sobre la cara de gilipollas que se les va a quedar a los conspiranoicos. Pobrecitos…

El Código da Pino desvelado

Los que lean mi blog con detalle habrán caído en la cuenta que muchas veces remato diciendo algo así como “pero de eso hablaré otro día”. Pasan los meses y la lista de temas a tratar se acumula. Ahora mismo tengo 18 borradores de entradas para este blog, que van desde la crisis nuclear con Irán, la piratería o la yihad afgana.

Pero hoy traigo una buena noticia. Un blog colectivo ha recogido el testigo de tratar un tema que considero necesario: Demostrar la falsedad de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M. Es algo que intenté en solitario en su momento y por la minuciosidad que me exigí me quedé muy por debajo del ritmo con el que los conspiranoicos trabajan.

En Desiertos Lejanos encontrarán una crítica a las teorías de Luis del Pino, se muestra como en El Mundo nunca han permitido que la realidad les estropee un buen titular y entenderán por qué todo ese lío conspirativo de mochilas y furgonetas que nos han contado no resiste un examen minucioso.

Yo sólo les puedo desear felicitarles por lo prometedor que parecen los contenidos y darle las gracias por quitarme de encima un trabajo.