Es la hora de las hostias en Afganistn

Lo que tenía que decir sobre Afganistán lo dije en su momento, octubre de 2007. En enero de 2008 reiteré que España debía incrementar su misión en el país, cosa que en noviembre de aquel año conté que Obama pediría a Zapatero. Incluso David Beriain, que publicó una excelente serie de reportajes sobre Afganistán en aquel mes está de nuevo en Afganistán. El que ha querido enterarse, tiempo ha tenido.

Llaman de forma jocosa “repartir magdalenas” a las misiones de estabilización y reparto de ayuda humanitaria. Tareas despreciables que los políticos imponen a los militares, se entiende, que distraen de la fundamental tarea de salvar a la Patria. Se olvidan que la primera línea de defensa de los estado-nación empiezan hoy muy lejos de sus fronteras. Y que no hay misión sencilla. Que se lo digan a los que estaban en An Nayaf el 4 de abril de 2004. Pero en Afganistán ni siquiera hay margen para confundirse. Es un país en guerra. Y ahora parece que nos damos cuenta,

Ya no quedan justos en Sodoma

¿Se acuerdan de aquella vez que mostré un vídeo de Youtube que habían grabado los miembros del Grupo 43 del Ejército del Aire español? Sí, aquella en que contaba qué bueno era encontrar un vídeo divertido que daba una imagen diferente de las Fuerzas Armadas. Y mencionaba de paso un blog colectivo escrito por varios pilotes de combate. ¿Se acuerdan? ¿No? Da igual. Porque el vídeo tuvo que ser retirado por órdenes llegadas de arriba. Y el blog ha desaparecido sin que sus autores dieran explicación alguna. Se pueden imaginar cómo y por qué. Justo lo que me metía en uno de los comentarios que hice en aquella entrada de este blog.

Mientras lamento la desaparición de ambas iniciativas, hechas de forma amateur por gente tan bien intencionada como amante de su profesión, se me ocurrió hoy leer algo hecho por verdaderos profesionales de la comunicación. Gente que estudió carreras y posgrados sobre la materia. Que hizo prácticas, intercambios y trabajó hasta llegar a tomar responsabilidades de tan alto nivel como la comunicación pública del Ministerio de Defensa. Y leo:

HERIDO LEVE UN SARGENTO ESPAÑOL EN AFGANISTÁN POR EL REBOTE DE UN PROYECTIL

Sólo queda “el cachondeo”. O llorar.

Las maras otra vez en el mapa

Me entero de la muerte del fotógrafo Christián Poveda en El Salvador. Poveda había dirigido un documental sobre las maras, un tema al que casualmente le recuperé la pista hace dos semanas al encontrarme con “La mara al descubierto” del sargento 1º de la Guardia Civil Pedro Gallego Martínez. Un libro que de momento está en la estantería pero que en cuanto lo lea daré debida cuenta aquí.

Cuando me tocó hacer presentación pública de mi comunicación académica sobre las maras la primera pregunta del público fue sobre la posibilidad de que las maras centroamericanas se implantaran en España. Estaba candente en aquel entonces, la primavera de 2007, el tema de las bandas latinas tipo Latin Kings. Las conclusiones del autor de “La mara al descubierto” son bien distintas de las mías. Yo considero que la miseria y debilidad del estado en Centroamérica suponen unas conciciones sociales de partida bien distintas. Pero creo que no debemos perderle la pista a la evolución de la delincuencia organizada en Iberoamérica, porque están acotenciendo mutaciones sociales tan inquietantes como interesantes.

Por cierto, nunca me canso de contar cómo al bajar del estrado tras mi presentación se me acercó una persona para felicitarme por la pasión y esmero que había puesto en analizar un fenómeno tan tremendo que acontecía allá en mi país… ¡Qué peligro tiene siendo español no hablar el español mesetario!