La ola del terrorismo futuro

-El 24 de diciembre de 1994 cuatro terroristas secuestraron el vuelo 8969 de Air France que hacía la ruta Argel-París. El avión terminó en Marsella, siendo asesinados durante el secuestro tres rehenes, donde el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional realizó un asalto que se saldó con la muerte de los cuatro secuestradores y salvando la viida el resto de pasajeros y tripulantes.

Recuerdo comentar mis impresiones no muy positivas del asalto del GIGN al avión con un grupo de amigos en una de aquellas tertulias frikis del sábado noche. Sóo años más tarde leería en Internet que dos terroristas atrincherados en la cabina del avión barrieron literalmente al primer grupo de asalto con sus armas automáticas. Recuerdo debatir con mis amigos el secuestro de avión perfecto y hablar del desafío que significaría el terrorismo suicida o el impacto que supondría estrellar una avión lleno de pasajeros contra un lugar simbólico. Por ejemplo, la Torre Eiffel. Sólo años más tarde leería en Internet que los terroristas que secuestraron el avión pensaban posiblemente estrellarlo en París contra… la Torre Eiffel.

-El 1 de mayo de 2001 el presidente George W. Bush propuso en un discurso en la National Defense University que su país contara con una defensa antimisiles efectiva. Comenté el asunto con el que sería más tarde mi profesor de Relaciones Internacionales y los dos entendíamos que era un error. La amenaza del hipotético puñado de solitarios ICBM procedentes de un rogue state era poco creíble. La principal amenaza era el terrorismo yihadista. Yo pensaba en aquel entonces en un arma nuclear táctica detonada en Nueva York. Mi modelo era una lectura de la pubertad, “El Quinto Jinete”.

-El viernes 3 de diciembre de 2004, comienzo del “puente” de la Constitución de aquel año, conocí en persona a la gente de Las Indias. Me presenté en su oficina con mi cámara digital y un ejemplar de “11-M: Redes para ganar una guerra” con la única aspiración de saludarlos y conseguir que David me firmara el libro. Almorzamos en un restaurante sefardí de la calle Santísima Trinidad. Y cuando volvimos por la tarde a la oficina saltó la noticia de la explosión de varios artefactos de ETA en varias de las vías de salida de la ciudad. Para mí fue impactante vivir un tibio ensayo de ataque simultáneo a las redes de comunicación de Madrid por parte de ETA en pleno cuartel general indiano. Había sido precisamente la Bitácora de las Indias la que en los meses de marzo y abril de aquel año me habían abierto los ojos hasta decidir que en adelante no me iba a dedicar a estudiar los conflictos armados en el mundo subdesarrollado sino que estábamos ante una transformación general de los conflictos armados.

-El 12 de mayo de 2006 el Primeiro Comando da Capital lanzó un ataque masivo en la ciudad de Sao Paulo coordinado mediante telefonía móvil. Las comisarías de policía fueron asediadas, los agentes de la ley asesinados en sus propias casas y autobuses públicos incendiados en los cruces de calles… Las autoridades quedaron totalmente superadas por la situación y la ciudad quedó paralizada durante varios días. En un principio por el colpaso en las calles y luego por el miedo de la gente a salir de casa.

Lo he discutido muchas veces. Hacer mucho daño y provocar el terror no requiere una planificación brillante. Requiere principalmente una voluntad terrrible para el mal. Porque no cuesta mucha imaginación plantearse ataques terroristas más contundentes. En eso, curiosamente, los buenos siempre van por delante. Uno lee “Global Guerrillas” de John Robb y más parece un manual para las guerras posmodernas que un libro que alerta sobre la evolución de los conflictos armados y el terrorismo.

Será una noche larga en Mumbai. Pero no digan que asistimos a una nueva página del terrorismo. Ya estaba escrita.

La nueva lógica de la privatización militar

Cuando hace ya tiempo hablábamos de la lógica de la privatización militar se trataba de que las fuerzas armadas occidentales, que estaban preparadas para luchar en las planicies alemanas contra una invasión soviética, se encontraron con la necesidad de intervenir cada vez más con rapidez en lugares imprevistos. Parte de ese esfuerzo recayó en empresas por la flexibilidad y rapidez con la que se maneja el sector privado.

La externalización de servicios comenzó en la era Clinton, pero se trataba inevitablemente de la emergencia de nuevos actores privados en el panorama internacional. Era una cuestión de la marea histórica, donde desde los gobiernos locales a las multinacionales desarrollaban su propia agenda política internacional a espaldas de los estados. Más aún, la debilidad de los estados periféricos tras el desinterés inicial de las súper-potencias tras el fin de la Guerra Fría llevó al desplome de países como Somalia o Liberia y dejó a las empresas al cargo de su propia seguridad en lugares como Nigeria o Angola.

En el pasado III Congreso Internacional de Seguridad y Defensa en Granada surgió por dos veces el asunto de las Empresas Militares Privadas (PMC en inglés) en boca de oficiales del Ejército de Tierra que repitieron los arquetipos erróneos que usa habitualmente la prensa: Las fuerzas privadas en el terreno es un fenómeno exclusivamente estadounidense que se limita a Iraq y Afganistán, sin que se haya constatado que la privatización suponga un ahorro a la vez que genera un montón de problemas legales.

Pero fue algo más que eso. Al fin y al cabo queda mucho por escribirse sobre PMC en España. En Granada lo que sentí fue una sensación de desconexión entre lo que uno lee sobre materiales, doctrina y experiencias de los países con fuerzas combatiendo accesible gracias a Internet y lo que uno lee o escuha por aquí. Se trata de la velocidad que han adquirido los ciclos de innovación. Por ejemplo la carrera entre los insurgentes que plantan bombas y las fuerzas que los persiguen. Hay fuerzas armadas, como los canadienses, que han mostrado una buena capacidad de aprender y rectificar sobre la marcha. La experiencia y las bajas les llevó a adoptar vehículos sudafricanos a pruebas de minas, a desplegar carros de combate Leopard I y a lanzar un programa de adquisición urgente de Leopard II. No significa eso que las soluciones candadienses haya que aplicarlas al área de operaciones española en Afganistán. Pero dudo que aquí hayamos mostrado la misma capacidad de maniobra. ¿Desde cuándo se oyó hablar por primera vez de MRAPs en Iraq, cuánto tardó el debate en llegar a España, cuánto se tardó en ordenar la compra de vehículos y cuántos se han desplegado en misiones internacionales?

Podríamos seguir con esta velocidad de tortuga para aprender y cambiar. Y eso suponiendo que alguien realmente esté a la escucha de lo que pasa ahí fuera. ¿Hacemos apuestas sobre cuántos informes circulan en España sobre el programa Human Terrain System, la Task Force Paladin o el Asymmetric Warfare Group ? ¿Y hacemos una comparación entre los tiempos y costes manejados por el INTA para desarrollar el programa SIVA y los manejados por la iniciativa privada?

Podríamos también optar por salir corriendo de Afganistán, como alguno propone. O podríamos empezar a plantearnos seriamente en externalizar la formación y adiestramiento en temas puntuales como primer paso a externalizar otras cuestiones en las que está claro que el rtimo de de las nuevas guerrras nos ha superado.

Publicado en PMC

Powerpoint Warriors

Pensé en escribir la crónica del III Congreso Internacional de Seguridad y Defensa de la semana pasada en Granada aprovechando la wifi abierta de la Fundación Euroárabe. pero no tuve un segundo de respiro.

Llegué el miércoles 12 pasado el mediodía y antes de la comida me limité a acreditarme. Allí me dieron el libro “Los desafíos de las fuerzas armadas en el siglo XXI” recientemente publicado por la editorial Comares y donde aparece mi comunicación sobre Executives Outcomes en la anterior edición del congreso. Produce cierta emoción palpar por primera vez un libro donde en el índice aparece tu nombre.

Luego por la tarde dos tenientes coroneles del MADOC que participaron en el Punto de Encuentro ’08 hablaron de la externalización de servicios en misiones internacionales. Es el mundo no tan conocido de los servicios como transporte, lavandería y cocina que llevan empresas privadas. Y las cuestiones que ello implica: Relaciones con el mando militar, jurisdicción a aplicar a personal civil, responsabilidades en la atención médica, etc. Me llamó la atención que los dos militares hablaran de que en Europa a las fuerzas privadas sobre el terreno no están ni se les espera. El hecho es que la realidad no va por ahí, aunque ellos mismos reconocieron que los marcos jurídicos y la doctrina militar va por detrás del día a día. Si no, recordemos lo que pasó el 4 de abril de 2004 en Nayaf.

Luego, la profesora Gunhild Hoogensen habló de las aportaciones de los Gender Studies al mundo militar. Es un signo de lo avanzadas que están las cosas en Noruega. Pero yo no dejé de preguntarme quién pondría más pegas en España a un trabajo conjunto: ¿Los militares o las investigadoras de esa perspectiva académica?

El jueves arrancó con una conferencia de Jesús Núñez Villaverde del Instituto de Estudio sobre Conflictos y Acción Humanitaria sobre “La Unión Europa, PESD y vecindad” en la que resultó tan cáustico como lo recordaba. Luego el Director de Doctrina, Orgánica y Materiales (DIRDOM) del MADOC habló de la transformación de los conflictos armados. Mencionó a los Toffler, a Galula y “The Utility of Force” de Sir Rupert Smith. Pero me sonó todo a prestado. De pasó contó el par de batallitas sobre PMC en Iraq del todo inverosímiles. La segunda vez que veía a un militar en las jornadas hablando de las PMC y la misma sensación de que la naturaleza y realidad del fenómeno les resulta ajeno y desconocido.

Luego habló Narciso Michavila del Gabinete de Análisis Demoscópico.. Destacaría sus referencias al papel de Internet y herramientas asociadas en la atomización de la generación de información. En definitiva, la web 2.0 en los conflictos armados.

Por la tarde del jueves acudimos al Cuartel de la Merced para escuchar dos conferencia sobre el programa Combatiente del Futuro y tener en las manos elementos del programa. Aunque yo y otros compartimos una idea diferente de lo que será el combatiente del futuro.

Por último el viernes una mesa redonda sobre prospectiva aplicada a la defensa. Aunque sinceramente yo tenía la cabeza en otra parte mientras acaba la presentación para mi comunicación con mi Acer Aspire One sobre las rodillas. Jordi Marsal habló a continuación sobre el eje euroatlántico. Y por último llegó el gran momento en el que durante el “Workshop 5. Nuevas Guerras, Nuevas Amenazas” un servidor habló sobre “Un Flanco Sur Profundo: El arco de inestabilidad de África Occidental”.

Dos años después de mi primer paso por Granada veo como positivo que el congreso siga teniendo ese ambiente poco congestionado donde hay posibilidad de abordar a los ponentes en los corrillos del descanso para el café y hacer contactos interesantes. Pero esta vez la anarquía con los horarios resultó a veces desquiciante hasta un punto de causar una impresión excesivamente amateur. Yo sin embargo me quedo con las buenos momentos vividos debatiendo y sacando punta a todo con Pedro y Juanjo.

Por otro lado me quedan las dudas. ¿Realmente nadie en España ha sido capaz de teorizar sobre la transformación de los conflictos armados sin tener que recurrir varios años tarde al mercado de segunda mano de las ideas del anglomundo? ¿Es necesario recurrir al mismo arsenal de mitos sobre el mundo de las PMC para hablar de un fenómeno que desborda lo que los militares parecen conocer? ¿Y hace falta llegar siempre tan tarde a todo? En noviembre de 2005 escribí “Un Flanco Sur Profundo”. En febrero de 2007 escribí “El futuro se llama AFRICOM” y además “Un desierto lejano llamado Sahel”. En agosto de 2007 escribí “El Flanco Sur y el arco de inseguridad”. Y a las 24 horas de presentar mi comunicación el Secretario de Estado de Defensa hablaba durante la cumbre de la OTAN sobre cómo España debía implicarse en África. ¿No teníamos que haber llegado allí hace tiempo? Hay muchas preguntas pendientes que marcarán la línea de este blog en un futuro próximo.

Y una última reflexión. ¿Es necesario hacer presentaciones de PowerPoint cometiendo todos los errores que Don McMillan señala en su ya clásico PowerPoint Mistakes?

David Beriain, Afganistán y el periodismo posible

Hace un par de semanas tomando algo en un bar con Jorge “Harka” Aspizua vimos en la televisión el anuncio de “Generation Kill”, una serie de televisión basada en un libro que nació como una serie de reportajes para la revista Rolling Stone. En EE.UU. se encuentran buenos reportajes de guerra en cualquier medio. Lo mismo la revista Esquire habla de los intereses estadounidenses en el Sahel que Vanity Fair habla de la insurgencia en el delta del río Níger. ¿Y en España? Tenía algo pendiente que contar sobre ello desde hacía semanas. Aquí ni siquiera los grandes medios realizan esa clase de periodismo. ¿Porque no pueden o porque no quieren?.

Pero hay excepciones. David Beriain para ADN ha hecho la serie de reportajes más intesa y descarnada sobre lo que sucede en el área de operacione española de Afganistán.

-El punto de partida.

-Gormach, el Afganistán al que España ya renunció (I) y Gormach, el Afganistán al que España ya renunció (II).

-Farah, el salvaje oeste afgano (I) y Farah, el salvaje oeste afgano (II).

-Llovieron lágrimas sobre mi cuerpo.

-Badghis: Territorio español, territorio talibán.

-Guerra de Voluntades.

-Fábulas para afganos.

-Policías corruptos.

-Shindand, el precio de los errores (I), Shindand, el precio de los errores (II), Shindand, el precio de los errores (III), Shindand, el precio de los errores (IV).

-Opio, el combustible de la guerra.

Hoy sus reportajes son la mejor explicación a los tristes titulares de hoy.

[Actualización 10/11/08 a las 14:30]

David habla hoy sobre el atentado de ayer. Y ha mantenido, además, una charla con los lectores de ADN.

Lo que Obama pedirá a Zapatero

Anoche me dio por ver las noticias para ver qué decían de la elección de Barack Obama. No parecía que acababa de ser elegido, sino que tras años de mandato Obama había encontrado la cura para el cáncer, cerrado el agujero de la capa de ozono y capturado él solito a Bin Laden con un palillo de dientes. Sospecho que en España se tienen expectativas infundadas sobre qué significará la presidencia de Barack Obama.

Leo en Kings of War:

Obama has already indicated that he will shift American resources to Afghanistan. What he must do now is pressure those European allies who are not pulling their weight now to get with the programme. The argument of some countries that the public distaste with the Bush administration has precluded their deeper involvent is no longer valid. The mission is inadequately resourced and it is nearing crunch time.

¿Qué cara pondrá Zapatero cuando Obama le pida más compromiso en Afganistán?

El Tirador Solitario se me ha adelantado antes de terminar de escribir esta entrada. Veo que estamos en la misma longitud de onda.

Despachos desde el frente (XII)

-Ahora que Foreign Affairs en español se ha convertido en Foreign Affaris Latinoamérica no está mal recordar los artículos del número de Enero-Marzo 2008. Y entonces leer “México se colombianiza” en el Cato Institute.

-Que se escribe poco en España sobre el fenómeno de la privatización de los asuntos militares queda reflejado en que las dos últimas novedades publicadas en español son traducciones del inglés.

*“Militares privados:beneficios vs política pública” (pdf) de Peter W. Singer (el autor de “Corporate Warriors”) en Política Exterior.

*“Compañías militares privadas: hacia la transformación del estado y la nueva gerencia pública de la seguridad” por Carlos Ortiz en Relaciones Internacionales.

-¿Es la hora de abrir el melón de la privatización de los asuntos militares en España? Según el JEMAD, sí. Y yo también lo creo.

-“Una nueva fuerza de tarea naval será incapaz de tomar acciones contundentes contra los piratas somalíes porque debe respetar sus derechos humanos” ha admitido su comandante nos cuenta el Telegraph. ¿Cuándo nos vamos a aclarar en Europa con las caveats, Rules of Engagement y demás cuestiones legales que vuelven inútiles las fuerzas multinacionales sobre el terreno?

-David Axe nos cuenta que ya está en preparación la edición del próximo año del Africa Partnership Station. ¿Estamos atentos a lo que se cuece en el Flanco Sur Profundo aparte de la Infantería de Marina española?

La próxima semana nos vemos en Granada

Ya se ha publicado el programa del III Congreso Internacional de Seguridad y Defensa de la próxima semana en Granada.

La presentación de “Un Flanco Sur Profundo: El arco de inestabilidad de África Occidental” tendrá lugar el viernes 14 entre las 9:30 y las 10:30 en el Workshop 6 “Nuevas Guerras, Nuevas Amenazas”.

Yo espero estar en las jornadas desde el miércoles 12. Así que si alguno de quien lee esto va estar por allí espero que dé señales de vida, que siempre habrá tiempo para tomar algo y hablar.