Tres noticias sobre Irán

EE UU vive en estos días un ambiente prebélico muy similar al que se respiraba antes de la invasión de Iraq en 2003. El objetivo ahora es nada menos que Irán. La Administración de Bush no para de reforzar la presencia militar estadounidense en el golfo Pérsico ante un eventual ataque a las instalaciones nucleares iraníes. Es una de las tantas señales que hacen creer a muchos estadounidenses -por lo menos al 40% de ellos, según una encuesta- que el país entrará en guerra, a pesar de que la Casa Blanca insiste en que es partidaria de una solución diplomática.

Así arranca el artículo de Antonio Caño ayer domingo 28 en El País. Tambores de guerra anunciando un ataque contra Irán. ¿Cuántos van ya? Desde que Seymour Hersh abrió la veda en 2005 parece que cada seis meses EE.UU. está a punto de lanzarse sobre Irán. Yo piqué hace tiempo. Y comencé mi serie sobre el asunto en abril de 2006, convencido de lo estúpido de un ataque militar sobre Irán. Todo esto suena a filtración interesada. Una estrategia de miedo, incertidumbre y duda que permite jugar a EE.UU. la estrategia del palo y la zanahoria con Irán.

El sábado 27, también en El País, leíamos:

El director del Comité de Seguridad Nacional y de Política Exterior del Gobierno iraní, Alaeddin Boroujerdi ha afirmado hoy que su país “ya ha comenzado a instalar 3.000 centrifugadoras” en una planta de enriquecimiento de uranio.

El programa nuclear iraní sigue en marcha. Y al contrario que el iraquí, no se concentra en una sola instalación que permita un ataque certero y limitado. El uso de centrifugadoras permite distribuir por el país en instalaciones nada sospechosas y fácilmente reemplazables el proceso de enriquecimiento. Y queda la duda hasta que punto el programa iraní nuclear está infiltrado por la inteligencia estadounidense o hasta qué punto son fiables los disidentes que proclaman tener fuentes en el interior del país. Iraq es un mal precedente al respecto.

Desconfío de todo lo que se dice al repecto de Irán. Soy de la opinión que las amenazas del presidente iraní son simple producto para consumo interno. La “bomba iraní” será un arma defensiva para mantener el status quo. ¿Para qué querría Irán una nueva arma ofensiva, si ya cuenta con armas eficaces y probadas? No hablo de misiles. Hablo de su apoyo a Hizbollá y de sus agentes infiltrados en Iraq. Sólo así hay que entender esta otra noticia.

De Sierra Nevada a los Andes

En este año que comienza tendrá lugar el 25º aniversario de la guerra de las Malvinas. Una de esas guerras absurdas provocada por una dictadura en horas bajas con el objetivo de galvanizar a la sociedad frente a un enemigo externo. Las posibilidades argentinas de obtener una victoria militar, que las hubo, fueron dilapidadas por la una Junta Militar que demostró ser incopetente hasta en aquello para lo que supuestamente estaba preparada profesionalmente.

Una de las cosas que sorprende al leer sobre el conflicto es la naturaleza de las tropas desplegadas por Argentina en el archipiélago malvinense. Frente a los Royal Marines y paras británicos se encontraban jóvenes reclutas con muy poco tiempo en la mili, sin el material y la preparación adecuada para combatir en el inhóspito clima del lugar. ¿Dónde estaban las mejores unidades argentinas? En la frontera con Chile.

La guerra de las Malvinas tuvo lugar sólo cuatro años después del episodio más álgido del conflicto entre ambos país por el Canal del Beagle. Sólo con el paso del tiempo fueron aflorando historias fragmentadas y sueltas del papel de Chile en aquella guerra. De ahí que Margaret Thatcher tuviera a bien ir a tomar el té con un Pinochet bajo arresto.

Olvidando el islote Perejil los conflictos por un islote o unos kilómetros de frontera tienen una carga añeja de guerra decimonónica que en el actual siglo nos resultan ajenos. Si uno mira las estadísticas de conflictos armados entre estados soberanos tras el fin de la Guerra Fría se encontrará tan solo un puñado de ellos. Fueron guerras limitadas (Alto Cenepa, glaciar de Kargil) u olvidadas por la prensa (Etiopía vs. Eritrea). Cuesta imaginar en este momento un conflicto militar entre Argentina y alguno de sus vecinos del Cono Sur. ¿Qué ha cambiado en estos 25 años? Los países de la zona tienen gobiernos democráticos y se ha puesto en marcha un proceso de integración regional. Fuera de Europa, Mercosur es uno de las experiencias más interesantes e importantes de integración regional. No hay que pasar por alto las dificultades y desafíos de la empresa. Pero de alcanzarse los objetivos soñados América del Sur daría un salto de gigante. Sólo hay que observar la situación fuera de la tríada América del Norte-Unión-Europea-Japón para comprender la posible excepcionalidad sudamericana.

Pero los objetivos de paz y estabilidad regional no llegarán como fruto de un proceso futuro. Se están construyendo ya. Argentina y Chile realizan ejercicios conjuntos donde antes estuvieron a punto de entrar en guerra. Y es interesante analizar los supuestos sobre los que se basan esos y otros ejercicios: Lucha contra el narcotráfico, apoyo a la población en caso de catástrofe, misiones de paz internacional… Pura lógica posmoderna, donde las fuerzas armadas no intervienen en guerras abiertas entre dos estados.

El resultado de este proceso lo hemos visto en Haití, donde el grueso de las fuerzas de paz de la ONU lo han formado países de América del Sur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. Los resultados los veremos también en otros ámbitos y lugares. Como la preparación para la lucha conjunta contra el narcotráfico de Perú y Colombia. La preparación no es en vano. Puede que la amenaza de guerras interestatales se haya disipado. Pero surge a la vez otra generación de amenazas: Allí donde la acción del Estado no llega y surgen vacíos de poder, redes transnacionales de todo tipo pueden establecer un nodo por el que fluyan toda clase de tráficos ilícitos. Como en la Triple Frontera. Y América Latina sufre además la aparición de una nuevo tipo de violencia juvenil y urbana organizada, además de las endémicas redes de narcotráfico. Ver a las fuerzas armadas desplegadas en las calles, como hace poco en México, será cada vez más habitual. Como muestra, el gobernador de Puerto Rico se planteaba estos días movilizar a la Guardia Nacional para hacer frente a una ola de violencia en las calles. Mientras la policía portorriqueña patrulla fusil en mano.

policía de Puerto Rico

Desde luego que seguiremos atentamente lo que en esa zona del planeta suceda.

Amargas cucharadas de ácido bórico.

Los defensores de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M llevan ya un par de años lanzando acusaciones de todo tipo contra políticos, policías y jueces. Nos extraña que lanzar amenazas por la radio salga tan barato. Pero es que ni siquiera acusar a alguien de haber organizado o colaborado en el mayor atentado terrorista de la historia de España parece tener repercusión legal alguna. Hasta ahora. La justicia se ha puesto en marcha, por fin, para poner las cosas en su sitio.

El “colectivo de funcionarios públicos” Manos Limpias, presidido por Miguel Bernard Remón, había presentado una denuncia contra el juez Juan Del Olmo (instructor del 11-M) y de la fiscal Olga Sánchez por destrucción del pruebas. Según la denuncia a los terroristas que murieron en Leganés no se les hizo autopsia y los vagones de tren no fueron analizados escrupulosamente. Suponemos que los impulsores de la denuncia la hicieron tras leer las historietas de ficción que publica Libertad Digital, El Código da Pino.

11-M

Ni Fríker Jiménez lo hubiera explicado mejor

La semana pasada el Tribunal Supremo se pronunció. Ha desestimado la denuncia porque es falsa. Resulta que las autopsias y la inspección minuciosa de los vagones se hizo, y así consta en el sumario (que es secreto de momento). Además el Tribunal Supremo, según nos cuenta Terra, “considera que Bernard puede haber incurrido en un delito de acusación y denuncia falsas, castigado con hasta dos años de prisión, y a instancias de la Fiscalía pide que sea investigado por los Juzgados de Madrid”.

Espremos que se siga impartiendo justicia.

Irán (VII): La opción militar

Decíamos ayer que se repetían noticias y artículos que parecían preparar a la opinión pública para un ataque a Irán. Mirando en Google uno descubre que las “alertas” periodísticas sobre tal posibilidad se han producido repetidamente en los últimos años. Así que quizás estemos ante una cíclica maniobra para asustar a Irán con el palo y ofrecer luego la zanahoria diplomática.

Personalmente me parece una temeridad la idea de lanzar una campaña de ataques aéreos para detener o destruir el programa nuclear iraní. Vi conveniente explicar unos cuantos “pequeños detalles” sobre el tema y cuando me di cuenta llevaba un buen número de entradas. Creo que mi explicación de lo complejo y disperso que es el programa nuclear iraní, y por lo tanto la imposibilidad de destruirlo en una o varias oleadas aéreas, quedó clara. Pero hace poco volvíamos a encontrarnos con la noticia que esta vez apuntaba a Israel como quien barajaba la posibilidad.

La idea de paralizar el programa iraní por la vía militar tiene su antecedente en el ataque aéreo israelí al programa nuclear iraquí en 1981, del que el pasado 7 de junio se celebró el 25º aniversario.

Francia estaba construyendo un reactor nuclear a las afueras de Bagdad. El reactor de tipo Osiris fue bautizado por Francia Osiraq en honor del país anfitrión y Tammuz I por los propios iraquíes. A diferencia del caso que nos ocupa se sospechaba que Iraq pretendía fabricar la bomba atómica por una vía diferente al enriquecimiento de uranio: Usando el plutonio que se obtiene como desecho de la reacción reacción nuclear del uranio usado como combustible nuclear. El gobierno israelí de Menachem Begin consideró una amenaza las supuestas ambiciones nucleares iraquíes y antes de que el combustible nuclear fuera cargado en la central ordenó un ataque aéreo que destruyera la central.

La acción militar recibió el nombre Operación Ópera. 8 cazabombarderos ligeros F-16A despegaron de la base aérea de Etzion, la más meridional de Israel y situada en el desierto del Sinaí (en lo que hoy es territorio egipcio tras ser devuelto por Israel) escoltados por 6 F-15A. Los aviones se dirigieron por una ruta indirecta. Sobrevolando a baja cota Arabia Saudita, y luego suelo jordano, llegaron sin ser detectados al emplazamiento del reactor iraquí. Allí realizaron una trepada para poder lanzarse en picado contra su objetivo, soltando cada F-16A un par de bombas de caída libre (“bombas tontas”) Mk.84 de 903kg. El ataque alcanzó su objetivo de destruir el reactor. Entre los pilotos del grupo de F-16s se encontraba Ilan Ramon, que llegaría a ser el primer astronauta israelí y que murió en el transbordador espacial Columbia.

El ataque provocó en la época controversia por el derecho de Israel a tal cosa y en 1991, en vísperas de la 2ª Guerra del Golfo, agradecimiento por parte de la administración de George Bush Sr.

¿Sería posible hoy algo así? ¿Es posible un ataque único y fulminante que descalabre el programa nuclear iraní? No sabemos la evaluación que hizo el gobierno iraní y qué lecciones sacaron del ataque al reactor de Osiraq, pero como hemos visto el programa nuclear iraní dista de encontrarse concentrado en un lugar. Todo lo contrario. La lista de emplazamientos es larga, y en el caso de algunas fases fundamentales del enriquecimiento de uranio la infraestructura necesaria o está protegida en bunkers bajo tierra, es fácilmente camuflable o reemplazable. Añadimos la duda: ¿Es fiable la información de los movimientos disidentes? ¿Hasta qué punto han conseguido los servicios de inteligencia extranjeros penetrar en el programa nuclear iraní? Más allá de retrasarlo, es discutible que un ataque aéreo descalabrara el programa nuclear iraní. Es más, las dificultades técnicas para la fuerza aérea israelí harían de la opción militar una llena de complicaciones técnicas .

Sé a la última manifestación que acudistéis

Esta tarde en Madrid tendrá lugar una manifestación convocada inicialmente en repulsa por el atentado del 30 de diciembre y que el Partido Popular ha querido que se entienda como un acto de desagravio al gobierno o de adhesión a su política antiterrorista. Hemos llegado a tal absurdo que la inacción del gobierno llevó a ETA a acabar con la tregua mientras que todo este tiempo el Partido Popular decía que España y el Estado de Derecho estaban siendo liquidados por el gobierno. “Proceso de rendición” lo llamaban. Ahora hemos vuelto al punto de partida. Una oportunidad perdida.

La manifestación de hoy no la convoca el gobierno ni el PSOE. La convocan la Federación Nacional de Asociaciones Ecuatorianas de España, la Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras. Tengo en mis manos una hoja con la convocatoria de la manifestación firmada por los dos sindicatos. Dice que es un acto de condena del terrorismo y de apoyo a los familiares de las víctimas. Llama a la unidad de los demócratas y a la firmeza contra el terrorismo. Habla de un futuro de “paz, sin violencia, de vida y libertad”. Creo que es un llamamiento claro, sencillo y que cualquier demócrata podría firmar. Reparo, una vez más, que en vez de académicos, intelectuales, escritores y periodistas (¿dónde están?) los focos se centren en los “artistas”. Pero la cuestión no es quien más va a ir o apoya la manifestación. Ni siquiera si el gobierno gestionó bien las negociaciones con ETA. La cuestión es decidir si las razones de la convocatoria son justas y asumibles. Yo estaré allí esta tarde (si eres blogger y acudes, sigue los consejos de César).

Habrá quienes hoy se queden en casa. Pero no crean que algunos se han quedado de brazos cruzados estos días. El pasado jueves 11 de enero la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el colectivo Peones Negros convocaron concentraciones “por el fin de la negociación con ETA y la verdad del 11-M”. La AVT, no olvidemos que es una asocación que representa a algunas y no todas las víctimas, tiene todo el derecho de manifestarse cuando quiera y por lo que quiera. Pero es significativo que haya asumido las teorías conspiranoicas del 11-M. El colectivo Peones Negros, nacidos al calor de Libertad Digital y del blog de Luis del Pino, apoyan la inocencia de algunos imputados de la causa del 11-M. Y se ha ofrecido a los abogados de oficio encargados de defender a los presuntos terroristas. Trágico o delirante, según se mire.

“Es hora de quitarse la careta”, aseguró el presidente de la AVT en Murcia informa Libertad Digital. Y es que va siendo hora de que la gente sepa la relación entre el 11-M y el Plan Hidrológico Nacional (visto en La Sombra de Aznar). Es el camino que lleva la derecha en este país. Con el historiador (Ctrl+C)ésar (Ctrl+V)idal, el periodista de investigación Luis del Pino y el demócrata Pío Moa al frente.

Negociar con ETA (V): La palabra rota

Según pasan los día desde el atentado de ETA en Madrid hablar de lo que debió y pudo ser la negociación con la banda terrorista tiene menos sentido. Me apete hablar de otras cosas. Pero el ruido sigue. Y por encima de ese cruce de acusasiones entre los dos principales partidos políticos del país que se resume en “¡y tú más!” y “¡y tú también!” hablar de la negociación con ETA es hablar de dilemas morales. Dilemas que son un ejercicio intelectual que pueden ser debatidos con negociación o sin negociación. Estos días encontré por fin una de las últimas piezas del puzzle.

En el verano de 2005 defendí la idea de que ETA iba camino de declarar una “tregua” y que el gobierno debería negociar. Mirando hacia atrás mis argumentos para defender la negociación entre el gobierno y ETA me resultan endebles. En aquel entonces hablaba más desde la intuición que desde la reflexión. Curiosamente han sido las lecturas sobre la ocupación de Iraq y el arte más que ciencia de la contrainsurgencia (el FM 3-24 convenientemente impreso reposa ahora mi biblioteca) lo que me ha llevado hasta mi actual postura. En absoluto quiero decir que Iraq y lo que pasa en la comunidad autónoma vasca sea equiparables. Es simplemente una cierta manera de mirar la realidad que es lo que hace a la contrainsurgencia un arte y no una ciencia.

Pedro en El Tirador Solitario nos llamaba la atención hace unas semanas sobre un blog de temática militar que había recibido un premio. Su autor contrastaba la invasión etíope de Somalia con la ocupación de Iraq. Y extraía la peculiar conclusión de que EE.UU. estaba fracasando en Iraq porque a sus soldados no se les daba la posibilidad de combatir la insurgencia a sangre y fuego libre de la molesta presencia de los medios de comunicación. Esa justificación de que la represión a la larga no logra su objetivo porque no se aplica a gran escala y con saña es la idea que esconde las reflexiones de la derecha española. Daniel en un comentarios hablaba de la “falta de valor”. Lo que comúnmente se conoce como “falta de huevos”. Adam Selene dice que es una falacia afirmar que la vía policial es insuficiente para acabar con el terrorismo cuando éste recibe un apoyo social importante. Señala como ejemplo la lucha contra el terrorismo del… régimen de Pinochet. Exacto. No hay huevos. La política antiterrorista de cierta derecha es la política antiterrorista del Capitán Trueno.

Creía ya en el 2005 que no es posible acabar con el terrorismo de ETA mientras exista en el País Vasco una cantera suficiente de descerebrados . Tenía dos razones. Una era acabar con ETA antes de que mutara. La idea la había tomado de David que lo ha explicado muy bien estos días. Y la otra era concluir con la Transición española, integrando a la izquierda abertzale en el sistema democrático. En aquel momento no lo supe explicar bien. Ahora ha quedado patente que el fin de ETA pasa por una solución para sus miembros encarcelados y su rama política ilegalizada. Es posible un fin de ETA sin costes políticos. Esto es, sin que el Estado otorgue nada a la izquierda abertzale que no gane legítimamente en unas elecciones. De ahí la necesidad de crear dos “mesas”, para que lo político quede reducido al ámbito político. Queda solo un precio, si se quiere llamar, “judicial” que implica una carga moral. ¿Sería lícito conceder, por ejemplo, reducciones de pena a ciertos terroristas?

La cuestión es que ese dilema lo enfrentó una vez hace ya mucho tiempo la sociedad española. A toda una serie de siniestros personajes que robaron, torturaron y asesinaron no se les pidió cuentas en aras de la reconciliación y una vida en paz y democracia. Sobre sus víctimas y su recuerdo se dice “que es mejor dejar los muertos descansar en paz”. ¿Podríamos hacer eso una segunda vez? ¿No? ¿En absoluto? Pues entonces tomemos una decisión. O negociamos con ETA o reconsideramos el pasar página a lo que sucedió en este país entre 1939 y 1975.

P.S.: Nos vemos el sábado.

Publicado en ETA

Agenda para el 2007

Después de haber visto esta foto en el blog de César y haber leído en alguna parte “ZP ha estado negociando con quienes le arrancaron las piernas a Irene Villa” creo ha llegado el momento de dejar de hablar de ETA por un tiempo o de lo contrario me verán pidiendo asilo político o en el psicoanalista.

Hemos de impedir que ETA marque nuestra agenda personal. Así que arranco el año deseando lo mejor a mis lectores y a todos esos centenares de navegantes de Internet que aterrizan cada día en este blog buscando cosas que no tienen nada que ver con lo que escribo. Espero que mis buenos deseos compense el chasco de aquellos que, según me informa Urchin, llegaron aquí buscando “cómo es Orlando Bloom en la cama”, “pollas marroquíes” y “tíos buenos no gays”.

Muchos blogs y medios publican listas de los temas que creen serán candentes este año que arranca. Yo les ofrezco mi particular lista de propósitos y cuestiones que seguiré de cerca.

Creo que he de renovar mi voto de ampliar el diálogo con los lectores y otros bloggers. Me quejo de los pocos comentarios que recibo pero no he dado incentivos a mis lectores para debatir por culpa de lo lento que soy en dar cumplida réplica a sus sugerencias, críticas o puntualizaciones. Haber descubierto al Tirador Solitario y a la Harka de Aspizua creo que harán interesante el 2007.

En las próximas semanas espero tener listo un primer borrado de lo que es mi elaboración teórica sobre las guerras posmodernas que dan sustento a la visión que aquí se mantiene sobre la transformación de la guerra en curso. No tiene más ambición que poner en negro sobre blanco la reflexión fruto de dos años en la blogosfera hablando del tema. La ayuda de betatesters será requerida.

Siempre he evitado hablar de lo que todo el mundo habla. Sirva de ejemplo que cuando el tema eran los disturbios de en los barrios periféricos de Francia yo hablaba de la piratería en el cuerno de África. Cuando los bloggers neococos españoles cantaban loas a Bush tituladas “Iraq va bien” (y subtituladas “a pesar de lo que digan esos progres de mierda”) yo ya decía lo que decía. Así que no esperen aquí que me detenga con el conflicto árabe-palestino o el programa nuclear norcoreano.

Mis temas de interés para el 2007 serán:

-La emergencia de actores no estatales que supondrán un desafío a la seguridad y defensa. Sean las redes transnacionales terroristas, las maras, los piratas del estrecho de Malaca o el Primeiro Comando da Capital. Allí donde los estados no puedan ejercer el monopolio de la violencia legítima veremos además surgir fuerzas de seguridad y soldados privados. Los contratistas privados actualmente en Iraq podrían empezar a mirar otros mercados. Por no hablar de donde andan ya metidos y de lo que poco se ha escrito.

-El pacto estratégico de Argelia con Rusia en torno al gas para financiar su modernización armamentística podría tener una tímida respuesta marroquí que lleva posponiéndose años y años. ¿Podría ocurrir el 2007? Sobre estos temas la prensa española suelta burradas que serán necesarias puntualizar.

-Sahel y el África Occidental. Las pateras y los cayucos parecen llegar a Canarias desde la mítica San Borondón. Como si surgieran de la nada. En esa zona del mundo pasan cosas que nos afectan. EE.UU. y Francia juegan allí un nuevo Gran Juego africano. ¿Cuándo mostrará España un verdadero interés geoestratégico en la zona? Más allá del Flanco Sur, nuestro Flanco Sur profundo.

-Está por ver el efecto dominó que tenga en la zona el cierre del kiosko de EE.UU. en Iraq. El terrorismo yihadista seguirá evolucionando y adaptándose. Me temo que no puedo evitar que anticipar alguna triste sorpresa para el 2007.