11-M: La conspiranoia de los necios (I)

Hay una parte de la derecha española que se echó al monte durante tres días de marzo de 2004. Por allí andan todavía. Mientras se le ha dado tantas vueltas al papel de la SER en aquellos días, por no hablar de la cadena de SMS del 13-M, está todavía por elaborar un estudio del papel, por no decir papelón, de los medios del Lado Oscuro. Basta escuchar perlas como esta para llegar a pensar que lo salido de la boca y la pluma de tanta figurilla mediática desde entonces ha sido una huida hacia adelante, una justificación atropellada de las gilipolladas dichas y escritas en aquellos tristes días de marzo. En vez de rectificar y excusarse, han construido sobre aquello un discurso rocambolesco y disparatado. Si la realidad los ha ido dejando con el culo al aire, se reescribe la realidad. Siempre habrá una masa de borregos, de los que sólo sintonizan una emisora de radio y leen un sólo periódico, dispuestos a creer.

La verdad ahí está fuera, dicen. Pero a estas alturas de la vida empiezo sólo a confiar en los datos que manipulo yo mismo, que diría Acebes. Jugar a ser un esperto antiterrorista es divertido. Pero yo lo hago en un blog abierto a réplicas y contra-réplicas y como un juego intelectual que me sirva de arranque para otras reflexiones. Es algo que requiere tener cierto sentido del humor del que muchos carecen.

Aunque Google, determinadas páginas webs temáticas y varios foros frikis proporcionen toneladas de información que hacen que cuando algo gordo pasa los telediarios sólo me produzcan hastío, desde tu casa nunca eres consciente de cuánta información no está en la Red. Así existe el riesgo de que al jugar a los expertos antiterroristas uno se monte una enorme paja mental que se desharía con sólo tener conocimiento de unos pocos datos contenidos en una carpeta que coje polvo en la estantería de un juzgado o cierto edificio de la carretera de La Coruña en Madrid.

Otro segundo peligro es pretender conocerlo todo, como si la vida fuera un capítulo de “Se ha escrito un crimen” donde al final la señora Fletcher nos explica detenidamente cómo encajan perfectamente las piezas. La vida es impredecible y aletaoria. Las personas hacemos cosas a veces sin saber por qué. Confiamos en alguien que nos traicionó una vez a pesar de que nos prometimos que no volveríamos a hacerlo. Regresamos un día a casa por un camino diferente. Una tarde de domingo tirados en el sofá nos levantamos y nos vamos al cine. Es algo de lo que no nos damos cuenta y no nos produce ningún quebradero de cabeza… Hasta que nos dedicamos a reconstruir los actos de un grupo de personas en un tiempo determinado. Si esas personas están muertas o sus actos son perseguibles por la ley la tarea se complica aún más. En esto último caso es evidente que podemos esperar que mientan como bellacos para salvar su pellejo. Y si hay dinero sobre la mesa puesto por medios de comunicación salvapatrias aún más.

La Wikipedia señala las teorías conspirativas como una vía de desahogo de la frustación política: Una manera de esquivar la responsabilidad moral y política por un suceso, culpando a otros. Parece que hablan del comportamiento de la derecha ultramontana española.

LibeloDigital está sacando estos días una serie de artículos bajo el título “Los enigmas del 11-M” con la firma de Luis del Pino que me ha tocado la fibra sensible. Y como el blog Tres Días de Marzo está de vacaciones voy a encargarme yo de someter al panfleto de Del Pino a un guerraypacing (expresión acuñada por Manel). Sé que estamos apurando las vacaciones de verano y hay muchas cosas más interesantes por hacer. Pero es que me niego que me tomen por idiota. Aquì va la primera entrega.

1. Las tramas superpuestas

Del Pino arranca con dos frases de Aznar pronunciadas en su comparacencia en la inútil comisión del 11-M y que sirven de hilo conductor a sus pesquisas: “[L]os atentados tenían por objetivo el vuelco en las elecciones” y “[L]os que planificaron y escogieron precisamente esa fecha no andan en montañas lejanas ni en desiertos remotos”. Resulta que yo siempre había creído que las elecciones las perdió el PP no por el atentado en sí, sino por la campaña de intoxicación y propaganda llevada a cabo por un “grupo fáctico fácilmente reconocido” y por las maquinaciones de Rubalcaba (el “golpe de estado mediático”). Pero ahora estoy confundido. ¿En qué quedamos? Es una empanada mental que veremos se repite a lo largo del “informe Del Pino” (llamemoslo así, ya que otros han hablado del “informe Múgica”): Viendo conspiraciones a diestro y siniestro detrás del 11-M se lanzan hipótesis que son contradictorias entre sí. Y claro, o nos creemos unas o nos creemos otras. Porque leyendo los medios y blogs libelelos la lista de implicados la componen Marruecos, ETA, los masones, el PSOE, policías afines al PSOE y Carod Rovira (sí, sí… juro por Snoopy que he encontrado estos nombres aquí y alla). Tiran la piedra y esconden la mano. ¿Por qué no nos cuentan de una puta vez quién estuvo detrás del 11-M? ¿Porque no lanzan una UNA teoría que nos explique los cacareados “agujeros negros” del 11-M de una vez por todas? Del Pino nunca le pone nombre ni cara a quién está detrás del 11-M, pero se intuye. Pero es algo que abordaré en otro momento. Por ahora lo llamaremos la Mano Negra del 11-M.

Pero vamos al meollo. La primera cuestión es la de las tramas superpuestas. Según Del Pino existen cuatro tramas superpuestas en el 11-M. A saber:

- Los “pelanas” (sic) detenidos el 13-M

- Un grupo de delincuentes magrebíes que actuaron como mercenarios en el 11-M

- El grupo de españoles que proporcionaron explosivos procedentes de Asturias

- Un “núcleo duro” con vínculos con Al Qaeda.

Los “pelanas” se trata de los propietarios de una tienda donde fueron vendidos los móviles usados por los terroristas. (Fueron puestos en libertad y considerarlos una “trama” me parece exagerado). Según Del Pino esto se trataba de un cortina de humo perfectamente calculada. Los organizadores del atentado habrían previsto con total precisión que se tardarían dos días exactos en llegar a los “pelanas”, para que en plena jornada de reflexión saltara el titular “Detenidos varios extranjeros en relación al atentado del jueves 11-M”. Para ello fue necesario que se encontrara una mochila-bomba sin explotar y por tanto intacta.

Si alguien no lo recuerda, revisando las pertenencias que habían quedado en los vagones y habían sido llevadas a una comisaría de Vallecas apareció una mochila bomba sin explotar. Según Del Pino fue “colocada” a propósito, preparada para NO estallar y así convertirse en una prueba que llevara a un callejón sin salida.

La realidad es que fueron tres las bombas que no estallaron. Dos explotaron al tratar de desactivarlas. Pero al menos contamos con la inspección ocular de los policías que confirmaron que por color y textura no se trataba de Titadyne. Además da la casualidad que el técnico de desactivación de explosivos (TEDAX) de Policía Nacional que la desactivó fue entrevistado por Tele 5 en el primer aniverasrio del atentado, realizando una reconstrucción de los hechos. Fue realmente interesante a la vez que inquietante ver lo que hizo el 12-M de madrugada. Sabiendo que era la única bomba sin explotar, y por tanto la única posibilidad de tener un montón de pruebas, el TEDAX por su propia cuenta y riesgo decidió llevarla a un parque cercano y proceder a su desactivación. Según sus palabras la bomba estaba preparada para estallar pasadas las siete y media de la mañana. No lo hizo el 11-M por motivos que el TEDAX no podía contar a las cámaras (¿un mal contacto como especulaba la redactora en off), pero el 12-M quizás sí se activaría. Así que se la estaba jugando manipulándola contra reloj. Sin embargo no tenemos que creer sus palabras. ¡Podría ser un miembro más de la conspiración!

La tarjeta SIM en el móvil de la bomba que no estalló fue el primer paso para tirar de la madeja y llevarnos a diferentes grupos de pringados que deberían actuar de cabeza de turco. Curiosamente, tratándose de una pista falsa y una cortina de humo llevó hasta un grupo “vinculado a algunas personas pertenecientes a la trama española de Al Qaeda”. Como todo el mundo sabe, Al Qaeda sale en las Páginas Amarillas. Así que la Mano Negra sólo tuvo que llamar a un teléfono de estos del uno-uno-ocho-no-sé-qué y preguntar por la célula de Al Qaeda más cercana a casa. Entonces se encargó de contratar a un grupo de delincuentes magrebíes con vínculos con esa célula para que se convirtieran en terroristas de alquiler. Curiosamente tan mercenario y pasota del Islam era este grupo de terroristas externalizados, verdaderos pringados a sueldo sin convicciones, que se volaron por los aires en Leganés, junto con miembros del “núcleo duro”, al verse rodeados por la policía. Que no se diga que los moros cuando trabajan a sueldo no tienen una profunda ética del trabajo bien hecho.

Por último tenemos a los asturianos. Fueron los que proporcionaron los explosivos supuestamente empleados en el 11-M. Y digo “supuestamente” porque Del Pino apunta que a día de hoy si descartamos la mochila que no estalló y desactivada en Vallecas no sabemos qué explosivos contenían las bombas que explotaron el 11-M. Resulta un tanto acongo-jonante a priori, dicho así. Si no fuera porque es algo que sucede a veces. Al estallar una bomba la policía no encuentra restos del explosivo que permitan identificarlo más allá de una categoría genérica (dinamita, explosivo plástico militar, pólvora negra prensada, etc.) Como por ejemplo con la bomba de ETA en Santader, en diciembre de 2002.

Así que si descartamos la mochila por ser una pista falsa colocada a propósito, sólo nos queda la Goma 2 Eco procedente de una mina asturiana que apareció en las vías del AVE y en el piso de los suicidados en Leganés. Lo cual nos lleva a una nueva bifurcación de hipótesis contradictorias. ¿Para qué insistir en que el explosivo usado es desconocido y fueron colocadas por personas desconocidas si la trama mercenaria contaba ya con dinamita de procedencia asturiana y se les ofreció dinero por colocar las mochilas-bomba? Vaya manera más tonta tuvo en esto la Mano Negra de complicarse la vida. ¡Con lo lista que parecía al principio! ¿Verdad MiniYo?

[Continuará]

13 pensamientos en “11-M: La conspiranoia de los necios (I)

  1. Querido Lobo: Felicidades por la recopilación. Desgraciadamente ya se sabe que independientemente de la claridad de las pruebas, no hay nadie mas ciego que el que no quiere ver, ni mas sordo que el que no quiere oir.

    En un curso de explosivos que recibí junto con números de la Guardia Civil, pude hablar con uno de los miembros del TEDAX que entraron en los trenes. Con independencia de lo que los análisis luego confirmaron, el olfato les dijo que el explosivo NO ERA TITADINE, y así informaron (javascript:abrir_video(‘rtsp://videors.terra.es/multimedia/video/actualidad/atlas/49402_070704.rm’,’ATLAS’,240,180))

    con independencia de lo que se haya dicho al respecto.

  2. Pingback: HispaLibertas: Sapere Aude - La conspiranoia de los necios

  3. Quizá tú sepas contestar a mis dudas.

    ¿Por qué estarían interesados unos terroristas en utilizar unas tarjetas de móvil “operativas” cuando para programar la alarma no hace falta tener cobertura de ningún operador y sólo es necesario el PIN de la tarjeta (valdría de un operador no nacional, una no activada o incluso caducada)?

    ¿Para qué querrían, además, dejar la tarjeta introducida en el móvil si para que “salte” la alarma no se necesita siquiera que la tarjeta esté en el aparato?

  4. # II. Aiolavis:

    Pues como no tenía ni idea hice un experimento con mi Nokia 5210. Le quité la tarjeta SIM y nada. Sin tarjeta SIM no funciona. Te permite introducir caracteres, que supongo servirá para introducir claves para configurar cosas del móvil. Asi que para que la alarma, y otras funciones del móvil al menos en el mío, estén operativas hace falta una tarjeta SIM introducida.

    La pregunta es por qué escogerían móviles habiendo otras formas más sencilas… Por ejemplo, un despertador CASIO de los de toda la vida.

  5. Para configurar la alarma necesitas tener metida la tarjeta SIM, hasta ahí cierto.

    Pero la tarjeta SIM no tiene porqué estar activada, ni operativa, ni en vigor. Puede ser de cualquier operador extranjero. El único fin de esa tarjeta es la de entrar en el móvil para configurar cualquiera de sus opciones.

    Para que se active la alarma, no hace falta. Simplemente necesitas quitar la tarjeta mientras el teléfono tiene alimentación.

    Eso lo puedes hacer con un poco de maña. O unas simples soldaduras, como las que supuestamente llevaban los vibradores de los móviles.

    Y ya asumo que hay activaciones más sencillas y discretas, pero me sitúo en la tesis de aceptar móvil como única opción en su manual.

  6. “Chidher, el eternamente joven, habló: Pasé por una ciudad, un hombre cultivaba un huerto; le pregunté desde cuándo existía la ciudad. Habló y siguió recogiendo los frutos; la ciudad está desde siempre en este sitio, y así seguirá eternamente.

    Pero quinientos años después pasé por el mismo lugar.

    No encontré ningún rastro de la ciudad; un pastor solitario tocaba la dulzaina, el rebaño pastaba. Pregunté: ¿cuánto tiempo hace que desapareció la ciudad? Habló y siguió tocando: Una cosa crece cuando la otra se seca; Este es mi prado eterno.

    Pero quinientos años después volví a pasar por el mismo lugar.

    Encontré un mar con sus olas. Un pescador tiraba las redes: cuando descansaba del esfuerzo de sacarlas le pregunté desde cuándo estaba el mar allí. Habló y se rió de mis palabras: Desde que las olas se mueven, se pesca en este puerto.

    Pero quinientos años después pasé por el mismo lugar.

    Me encontré con un bosque, y había un hombre que cortaba un árbol con el hacha. Le pregunté cuántos años tenía el bosque. Dijo: El bosque es un tesoro eterno; yo vivo aquí desde siempre.

    Pero quinientos años después volví a pasar por el mismo lugar.

    Encontré una ciudad, y el griterío de la gente resonaba en el mercado. Pregunté: ¿Desde cuándo está aquí la ciudad? ¿Dónde están el bosque, el mar y la dulzaina? Gritaban y no me oyeron: Así fue siempre en este lugar, y así seguirá siendo.

    Pero quinientos años después quiero recorrer el mismo camino”

    Gracias a la ficción de la “eterna juventud”, chidher tiene el lugar, el punto fijo fuera de la sociedad que sus miembros no tienen. Se agitan en las redes de comunicación de su entorno correspondiente, en un “nosotros” que necesitan orgánicamente para sobrevivir.

    (…)

    El estar-en-el-mundo se entiende hoy como un intercambio de “antes” y “después” vinculado al momento. Pero esto es fugaz, y se cree de buen agrado que siempre fue lo que es y que siempre lo seguirá siendo…

    (…) {se} ha superado la violencia simbólica de las coacciones temporales. Se escenifican medialmente. Quien posee los medios dicta a placer “El fin de la utopía” y/o “Paix, Liberté et Démocratie”, según convenga al calendario del dominio como Inszenierte Informatioon (Información escenificada, Adi Grewenig, 1993). Nunca estuvo más vigente el teorema de Max Weber acerca de la “ética de la responsabilidad” como en la era de la rápida comunicación unidireccional. Investigar cualitativamente los medios y la construcción social del tiempo se ha convertido en una demanda ilustradora (Klaus Beck, 1994)

    HARRY PROSS: Atrapados en la red mediática, 1999

    ánimo, lobo. por suerte algunos tenemos un poco de Chidher.

  7. Vaya paciencia, yo ya hace tiempo que dejé de rebatir las teorías conspirativas… al fin y al cabo tenía que hacerme experto en ETA, Servicios de espionaje marroquíes y franceses, masonería, CNI, Guardia Civil…

    Muy buen trabajo, Un saludo y gracias por citarme =)

  8. Aiolavis, utilizando la navaja de Occam:

    ¿Qué es más sencillo en Madrid, comprar una tarjeta nueva de movistar o una de (p.e.) ommitel?

    ¿Qué es más sencillo para un terrorista comprar una (o 15) tarjeta nueva (y operativa) por 12 eurillos o intentar ahorrarse unos durillos?

    ¿Qué es más probable que un terrorista se gaste una infima parte de los 10.000 eurillos que costó el atentado (bastante baratillo) o que escatime en algo que no es ni caro ni dificil de conseguir?

    Para ahorrar, ¿porqué no utilizaron bolsas del carrefur en lugar de mochilas (muchisimo más caras)?

    Ya puestos…

  9. “Siempre habrá una masa de borregos, de los que sólo sintonizan una emisora de radio y leen un sólo periódico, dispuestos a creer.”

    Esto lo dirás por ti. ¿no?

    Escuchas la “ser” y lees “el pais” por lo tanto ¿eres uno mas de la masa de borregos?

  10. Siendo escéptico y por ello habiendo llegado a esta pagina en busca de argumentos escepticos, hay algo que cabe reprochar. Presentas la intervención de Aznar como contradictoria:

    ““[L]os atentados tenían por objetivo el vuelco en las elecciones” y “[L]os que planificaron y escogieron precisamente esa fecha no andan en montañas lejanas ni en desiertos remotos”. Resulta que yo siempre había creído que las elecciones las perdió el PP no por el atentado en sí, sino por la campaña de intoxicación y propaganda llevada a cabo por un “grupo fáctico fácilmente reconocido” y por las maquinaciones de Rubalcaba (el “golpe de estado mediático”). Pero ahora estoy confundido. ¿En qué quedamos? ”

    Yo no veo contradicción entre lo que dijo Aznar y, además afirmar que todo estaba convenientemente reforzado por una campaña mediática. Podríamos afirmar incluso que ante la falta de pruebas que lo desmientan, todo estaba planeado por las mismas personas que usaron a los “moritos”, al CNI, la Policía y los medios “afines” para lograr el vuelco electoral

  11. Pingback: palabra clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>