Una lección de El Alijar sobre la valentía como virtud militar

aajEl blog El Alijar ha regresado tras un silencio de meses para compartir con nosotros un artículo suyo que no pasó el filtro de una revista por no “ser muy adecuado para los tiempos que vivimos”. Habla el artículo sobre el Desastre de Annual pero se centra en el estado previo del Ejército. Repasando testimonios de aquel entonces se llega a comprender que el desastre no fue casual. El Alijar reflexiona sobre la valentía en el terreno militar y cómo esta no es algo que se tiene de forma innata, sino que se alimenta y practica en el día a día en las pequeñas cosas. ¿Cómo esperar valentía en la guerra de unos militares que no supieron enfrentarse a sus superiores y a los políticos ante la falta de medios? El mensaje entre líneas del artículo es brutal si trazamos un paralelismo con la situación actual y el habitual “sin novedad” que se practica en las fuerzas armadas españolas. Sin duda “Entre el valor y la deshonra” merece una lectura pausada.

La bandera negra de la yihad

sudney-hostages-black-flag-e1418655052281En la reciente crisis con rehenes de Sidney, se pudo ver una bandera negra sostenida por uno de los rehenes. Era de madrugada en España cuando saltó la noticia y yo estaba trabajando en el ordenador. Me encontré una sucesión de tuits que anunciaban la primera acción del Estado Islámico fuera de Oriente Medio. Al rato empezó a hablarse de Jabhat al-Nusra (el “Frente de Apoyo”). Cuando finalmente pude ver la imagen superior encontré que se trataba simplemente de una bandera negra con la profesión de fe musulmana: “No hay más dios que Dios y Muhammad es el mensajero de Dios”. Se trata del Estandarte Negro, la bandera de guerra (ar-rāya), usado de forma genérica por los yihadistas desde finales de los años 90.

938px-Flag_of_JihadHay varias versiones de hadices que hacen referencia al estandarte negro. “Si ves las banderas negras venir desde Jorasán únete a ese ejército, incluso aunque tengas que arrastrate sobre hielo, porque es el ejército del Califa, el Mahdi, y nadie podrá parar ese ejército hasta que llegue a Jerusalén, donde alzarán sus banderas”. La referencia al Mahdi, el sucesor del Profeta que antecederá el fin de los tiempos, vinculan a la bandera negra con la escatología musulmana.

El Gran Jorasán es una región histórica que comprende parte de Irán, Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. Así, cuando Bin Laden se refugió en Afganistán tras ser obligado a abandonar Sudán creyó estar viviendo tiempos proféticos. Recientemente, el gobierno de los Estados Unidos anunció haber ordenado ataques aéreos en Siria contra miembros de un grupo yihadista conocido por Jorasán. Explica Javier Jordán que se trata de miembros del núcleo central de Al Qaeda desplazados hasta Siria.

Apuntes rápidos sobre Cuba y Estados Unidos

Hace poco un amigo me pidió mi opinión sobre un artículo sobre América Latina de Antonio Navalón en El País. Me pareció un análisis lleno de errores y en vez de aburrirle con un email larguísimo, publiqué aquí mi opinión. Navalón mencionaba que Raúl Castro no había recibido al ministro español García-Margallo ante un nuevo panorama geopolítico en el que la presencia de Rusia y China en América Latina reforzaba a Cuba. Encontré una explicación más mundana en el propio diario El País, que apuntaba que “el discurso del ministro en La Habana elogiando el pluralismo político pudo molestar al régimen”. Tiene gracia pensar en ello después de lo que pasó hoy. Sería la prueba de al ministro García-Margallo nadie le había contado lo que estaba pasando bajo la mesa y la irrerelevancia de España en el proceso.

He leído a algún procastrista europeo entusiasmado con los acontecimientos. Imagino lo que estarán diciendo en el canal FOX de Estados Unidos. Tiene gracia pensar que desde ambos extremos del espectro ideológico haya interés en presentar el asunto como una victoria del David comunista contra el Goliath capitalista. Nada más lejos de la realidad, claro.

B5FzyIDIUAACPksHace ya bastante tiempo que quedó claro la inviabilidad del modelo comunista en Cuba. Se presentaban dos opciones históricas para su liquidación. Una era la vía de la Europa Oriental, donde el viento de la Historia tumbó los regímenes con una creciente presión social interna. A ese tesis apostó el Partido Popular español, apoyando a la disidencia cubana de una forma un tanto peculiar: Matando a uno de sus líderes por imprudencia y dejando tirados a sus miembros trasladados a España. La otra opción era el de las reformas en que el propio régimen fuero introduciendo elementos de economía capitalista mediante reformas graduales. Como apuntaba Andrés Rodríguez, el secretario general del Partido Comunista de Vietnam visitó Cuba en 2012 para explicar el proceso de “Renovación” (Đổi Mới) que aspira a “una economía de mercado orientada al socialismo”. La experiencia nos enseña que las nuevas élites surgen del propio régimen y que se producen procesos de enriquecimiento súbito. Es lo que en términos marxistas se llama “acumulación primitiva del capital”. La opción en ese caso es acompañar el proceso desde el primer momento para estar bien posicionados en su resultado final. Es lo que ha decidido Canadá, que junto al Vaticano, ha jugado un papel importante. Ondear la bandera de los Derechos Humanos ante Cuba, como han hecho los gobiernos del Partido Popular, puede honrar moralmente al que lo haga, pero lo descalifica como interlocutor en el proceso inevitable que está siguiendo Cuba.

La reforma de las fuerzas armadas rusas en Eurasianet

Recientemente Javier Morales, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid y experto en Rusia, me invitó a participar en Eurasianet, la red de investigadores académicos.

4f726e404ce8Mi primera contribución se titula “Crisis y reforma de las fuerzas armadas rusas”. Se trata de una primera aproximación basada en materiales de un artículo que tengo aparcado y espero retomar pronto ante la actualidad del tema. Desde aquí le doy las gracias a Javier Morales por la invitación y a Rubén Ruiz por la acogida dada a mi artículo.

Sobre las torturas de la CIA

Ayer la Comisión de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos publicó un informe de más de 500 páginas donde se relata las torturas cometidas por la CIA durante la Global War On Terror. El New York Times ha resumido el informe en siete puntos:

  • Las técnicas de interrogatorio de la CIA fueron más brutales y empleadas más extensamente de lo que la agencia había descrito.
  • El programa de interrogatorio fue mal manejado y no fue sujeto a la adecuada supervisión.
  • La CIA engañó a los miembros del Congreso y a la Casa Blanca acerca de la efectividad y la extensión de sus brutales técnicas de interrogatorio.
  • Los interrogadores que sobre el terreno intentaron detener las brutales técnicas fueron repetidamente desautorizados por oficiales de la CIA de alto nivel.
  • La CIA repetidamente informó de un número inferior al de la gente que detuvo y sometió a técnicas duras de interrogatorio dentro del programa.
  • Al menos 26 detenidos fueron retenidos equivocadamente y no entraban en el estándar del gobierno para su detención.
  • La CIA filtró información a periodistas, exagerando el éxito de los métodos de interrogatorio para ganar apoyo.

El informe sólo constata oficialmente lo que ya sabíamos extraoficialmente. Por ejemplo, el ex-agente de origen libanés del FBI Ali Soufan habló de las torturas en su libro The Black Banners. Hice una reseña del libro en septiembre de 2013. Según Soufan, las torturas fueron inútiles para obtener información veraz y aprovechable. Además fueron aplicadas de forma chapucera y los torturados terminaron confesando a sus interrogadores datos erróneos que encajaban en lo que estos últimos querían escuchar. Ayer, Ali Soufan publicó en Twitter el siguiente recorte extraído del informe, donde se habla que la información “clave” obtenida mediante tortura a Abu Zubaydah ya había sido obtenida por agentes del FBI.

Cómo se llegó a aquel orden de cosas lo podemos comprender leyendo The Way of the Knife, un libro de Mark Mazzeti que reseñé brevemente en enero de 2014. Aunque sobre las torturas en concreto conviene recordar el primer punto de mi entrada “Cuatro grandes errores del gobierno Bush”: “Convertir la lucha contraterrorista tras el 11-S en una guerra sin reglas”.

Las torturas no sólo son un crimen, son un error. En 2013 reseñé dos libros escritos por interrogadores que habían trabajado en Iraq. Eric Maddox, un suboficial del ejército estadounidense logró interrogatorio a interrogatorio localizar a Saddam Hussein en su escondite en Tikrit. Matthew Alexander (un pseudónimo), un oficial de la fuerza aérea, hizo lo mismo con Abu Musab Al Zarqawi, el fundador de lo que hoy conocemos como Estado Islámico. Ambos interrogadores son muy taxativos sobre la inutilidad de la tortura y los interrogatorios duros que intentan someter al prisionero mediante la intimidación y el miedo. En cambio, hacen énfasis en sus libros sobre los mejores resultados de técnicas basadas en la labia, la empatía y los juegos mentales. Ali Soufan coincide en lo mismo en su libro y además hace hincapié en sus conocimientos del árabe y el Islam para superar la desconfianza de los interrogados.

Actualización:

El diario The Guardian publica el siguiente mapa con países que albergaron cárceles secretas de la CIA y los países que colaboraron con el programa de la CIA.

“Teoría del dominó en América Latina” de Antonio Navalón

Llama mi atención un amigo sobre una columna de opinión publicada en el diario El País, “Teoría del dominó en América Latina” de Antonio Navalón (7 de diciembre 2014). Resulta curioso haber estado escribiendo aquí sobre la Nueva Guerra Fría y el impacto de la caída del petróleo para encontrar a alguien que parece hablar como si el mundo marchara en el sentido contrario. Me parece que “Teoría del dominó en América Latina” es más un síntoma de la marcha del diario El País y la calidad de sus analistas que un artículo a tener en cuenta. Veamos qué dice.

Afirma Antonio Navalón que mientras en Europa se vive una Guerra Fría “en América comienza a ser caliente”. Me parece un uso rocambolesco de la metáfora. En Ucrania muere gente. En Iberoamérica tenemos movimientos geoeconómicos interesantes. Pero nadie muere por ello. Nadie interviene en guerras o financia insurgencias que socavan a rivales como peón geopolítico en una “proxy war”. El hecho relevante que destaca Navalón es el desembarco de Rusia y China en el continente. Rusia tiene como aliado regional a Venezuela y Cuba, mientras ha realizado un acercamiento a Argentina. Los tres no parecen que puedan ofrecer mucho como aliados de Moscú. Se trata de países con economías bastante débiles. Cuba es una plataforma de espionaje contra los Estados Unidos y poco más. Venezuela un buen cliente de su industria de defensa pero su economía va camino de un shock. Argentina, como mal pagador que es, se ha limitado a emitir Russia Today en español. Incluso Perú y Brasil son mejores clientes de la industria de defensa rusa pero están fuera del grupo de países con gobiernos “nacional-populares”.

El biólogo Andrés Rodríguez explicaba en su blog Ciencias y Cosas el enorme impacto medioambiental que dos grandes proyectos chinos podrían tener: El nuevo canal de Nicaragua y la explotación de los hidrocarburos en el Yasuní (Ecuador). Será curioso ver cuánto tarda en haber una reacción iberoamericana ante el “nuevo imperialismo chino”. Pero que esos proyectos se lleven a cabo en la Nicaragua de Daniel Ortega y en el Ecuador de Rafael Correa explica que aquí a España no haya llegado mucho eco del tema. Cuando se trata de gobiernos “progresistas” y no interviene el “imperialismo yanki” el asunto no interesa.Así contrasta el discurso oficial sobre las “comunidades indígenas de Venezuela han sido reivindicadas durante la gestión de Chávez” con la realidad de “el avance sin ningún contrapeso o denuncia la realización de planes de explotación y desplazamientos en zonas ricas en materias primas”. Recomiendo sobre ese y otros temas la lectura de La Revolución como espectáculo de Rafael Uzcátegui. Pero ese es otro tema.

Antonio Navalón habla de “efecto dominó”. Pero la capacidad de “contagio” de la influencia de Moscú y Pekín es escasa. El término nació durante la Guerra Fría ante el temor de que el triunfo de los comunistas en Vietnam supusiera su expansión por Indochina. Ahora mismo los chinos no andan preocupados con la expansión ideológica. Son pragmáticos en su búsqueda de proveedores de materias primas. Y los acuerdos económicos con Venezuela, Ecuador y Argentina responden a la baja credibilidad crediticia de esos países. Recordemos cómo Ecuador repudió su deuda externa, un ejemplo para algunos en España con consecuencias que no se nombran. Por su parte,  la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América  (ALBA) sólo han respondido los gobiernos ya convencidos (Cuba, Nicaragua, Venezuela, Ecuador y Bolivia) junto con países como Antigua y Barbuda o Surinam. Aquellos años en que se hablaba de una expansión de la revolución bolivariana por Sudamérica han pasado. Mientras, los países de la Alianza del Pacífico siguen su camino, otros como Brasil o Uruguay siguen  el suyo siguiendo dinámicas propias e internas.

Extrañamente Antonio Navalón habla de Cuba como “el punto de encuentro entre dos mundos”. Recuerda que durante la Crisis de los Misiles en 1962 “fue el centro del tablero mundial” pero me parece a mí que el país juega ahora mismo un papel marginal en la esfera internacional. Curiosamente a Antonio Navalón le parece importantísimo el papel geopolítico de la Cuba actual por albergar las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC. ¿No es paradójico que el proceso llevaría al fin de un conflicto que tiene como una de las partes un vestigio de la Guerra Fría y de lo que Cuba significó en el pasado en Iberoamérica? También le parece a Antonio Navalón una importantísima clave geopolítica que Raúl Castro se negara a recibir al ministro español de Asuntos Exteriores. Hecho que el mismo diario El País explicaba hace semanas que “el discurso del ministro en La Habana elogiando el pluralismo político pudo molestar al régimen”. Es decir, el ministro Margallo no tuvo mejor idea que ir a Cuba en pleno proceso de reformas para hacer un gesto que fuera aplaudido por algunos disidentes en Miami y Madrid autoeliminándose como interlocutor con el régimen. Por cierto, es el mismo gobierno que tramitó la salida de disidentes del país para traerlos a España y luego dejarlos “abandonados” y “desamparados”.

Luego el artículo entra en el asunto del petróleo, su caída de precio y las consecuencias geopolíticas. Habla Antonio Navalón de la subida del precio del gas natural y cómo eso beneficiará a Rusia. No sé de dónde saca el dato. El precio en los mercados internacionales ha caído desde enero. Ciertamente el nivel de precios en 2014 es mayor que en 2012 pero por ejemplo menor que en 2010. Y es que los contratos de gas natural son a largo plazo en un mercado con mucho menor volatilidad que el mercado del barril del petróleo. Ya conté aquí hace un mes las consecuencias que se avecinaban para Rusia, Irán y Venezuela por la caída del petróleo. El precio siguió bajando e hice un segundo apunte hace poco más de una semana. No creo que lo que estamos viviendo haga “más fuerte a Rusia”.

Por último termina hablando del hartazgo de la sociedad mexicana ante el conflicto armado que vive el país, donde convergen la impotencia del Estado, los intereses cómplices de algunos políticos y los negocios del Narco. Cuestiona Antonio Navalón que la protesta “Todos somos Ayotzinapa” sea sólo un fenómeno mexicano. Ya hemos visto desde los países árabes del Norte de África a Hong Kong protestas protagonizadas en los medios por una generación joven que se desenvuelve en Internet. Pero no parece que el hartazgo de los ciudadanos mexicanos arrastre a protestar a las víctimas de la violencia del Narco en lugares como Rosario (Argentina) o los cerros de Caracas.

En definitiva. Me parece un artículo con conclusiones raras y extrañas que emplea la técnica familair de lanzar datos e informaciones una detrás de otra como si hubiera a la fuerza un hilo conductor para transmitir la idea de que el autor maneja claves que a todo el mundo escapa. Aunque estoy seguro que el papel de China y Rusia en Iberoamérica o las consecuencias para Venezuela de la caída del petróleo son temas interesantes que merecene más atención.

El petróleo sigue cayendo

Cuando el precio del barril de petróleo se acercaba a los 80 euros escribí “Más dura será la caída“. Contaba entonces que se daba la circunstancia de que Estados Unidos había vuelto a convertirse en país exportador de petróleo gracias a los yacimientos no convencionales de hidrocarburos, así que podíamos olvidarnos por un tiempo de las teorías conspirativas sobre “guerras por petróleo” en el Gran Oriente Medio. La tremenda caída del precio del petróleo tenía perdedores: Rusia, Irán y Venezuela. “Casualmente” los principales miembros de uno de los bandos de la Nueva Guerra Fría. Ha pasado casi un mes y hay varios novedades que contar, con el petróleo ya por debajo de los 70 dólares por barril.

El rublo sufrió ayer lunes 1 de diciembre su mayor caída frente al dólar desde 1999, aunque al final del día remontó. La siguiente gráfica muestra su evolución frente al dólar desde 1995. Se aprecia cómo en la primera mitad de 2014 se recuperó para luego caer en picado.

wJBINFSEn Irán el rial también ha caído frente al dólar, marcando mínimos desde la llegada al poder del presidente Rouhaní. Mientras que el gobierno de Venezuela ya ha anunciado los primeros recortes en el gasto público. Sobra decir, que es una economía que arrastra problemas desde hace ya mucho tiempo y la caída del precio del petróleo sólo agrava aún más la situación.

No todas ganan en Occidente. Las petroleras han visto cómo cae su valor bursátil. Alguno habla de que podría caer hasta los 40 dólares para rebotar y estabilizarse sobre los 70, un precio lejos del que gobiernos como el de Venezuela necesitan para cuadrar las cuentas. Martin Feldstein cuenta en este artículo “las consecuencias geopolíticas del petróleo barato” y lo hace en la misma línea que yo hice en “Más dura será la caída“. Algunos gobiernos nacional-populistas nacional-populares, en la jerga argentina, tendrán problemas para mantener su base de apoyo popular con mucho meno dinero público que gastar.

El dinero que sostiene al Estado Islámico

El Estado Islámico no apareció por sorpresa aunque la caída de Mosul en junio de 2014 hizo pensar a muchos que había aparecido de la nada. Ese shock inicial llevó a teorías conspirativas de que se trataba de un grupo financiado por Estados Unidos para desestabilizar Oriente Medio y redibujar sus fronteras siguiendo sus intereses geopolíticos. En realidad, el Estado Islámico se había plantado en el triángulo sunní a principios de año mientras el resto del mundo andaba pendiente de Siria y Ucrania. La idea de “quién está detrás” es engañosa. El grupo tiene varias fuentes de financiación, tal como expliqué la semana pasada en Sesión de Control. Llevaba varios meses sin colaborar y lo he retomado con “¿Cómo se financia el Estado Islámico?”

Palestina como estado fallido

La semana pasada el Congreso de los Diputados español aprobó una resolución que pedía al gobierno que reconozca a Palestina como Estado. Dice el ex-ministro, ex-secretario general de la OTAN y ex-míster PESC Javier Solana que “reconocer Palestina podría equilibrar el terreno de juego”. Suena a que se trata de potenciar la posición palestina o un castigo a Israel. En todo caso, no sé muy bien por qué alguien cree que darle un status diplomático a un entidad política va a cambiar su naturaleza.

logoLa semana pasada empecé a colaborar  en ELMED.IO y mi primera contribución se tituló “Palestina como Estado fallido”, que varios días después veo sigo apareciendo como el artículo más visto. En mi artículo explico los requisitos que ha de reunir una entidad política según el derecho internacional y planteo cómo a mi modo de ver Palestina no los cumple. Y cómo precisamente que Palestina reuna las condiciones para ser considero un Estado fallido genera desconfianza en Israel que no encuentra un interlocutor fiable.

Las decapitaciones y el mal

El Emirato Islámico publicó un vídeo el pasado domingo día 16 en el que aparentemente aparecía decapitado el ciudadano estadounidense Peter Edward Kassig, secuestrado desde el año pasado. Queda ahora todavía otra ciudadana estadounidense en manos del Emirato Islámico. Al parecer el presidente Obama habría ordenado revisar la política respecto a rehenes estadounidenses. No se trata de la primera decapitación de rehenes occidentales y parece que la prensa ha decidido darle un perfil bajo a la noticia para no hacerle el juego a lo que es una pieza de propaganda.

Ahora el Emirato Islámico es ya de sobra conocido por el público pero me gustaría recordar que cuando de forma aperentemente súbita el entonces llamado Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS en inglés) se apoderó de un gran espacio en Iraq surgieron teorías conspiranoicas sobre su origen. Que si la CIA. Que si el Mossad. Evidentemente, la expansión de ISIS no pilló por sorpresa a quienes estábamos prestando atención al conflicto de Siria. Pero parece que la gente que no es capaz de procesar la realidad por culpa de sus prejuicios ideológicos necesita reiventarla a través de las teorías conspiranoicas.

Cuando aparecieron los primeros vídeos de rehenes occidentales decapitados por el Emirato Islámico circularon teorías de que los vídeos eran falsos y que todo era un montaje creado en Estados Unidos para predisponer a la opinión pública a favor de una supuesta invasión de Siria (por el petróleo, por supuesto). Alguno vio la necesidad entonces de explicar “por qué los rehenes decapitados por el Estado Islámico muestran tanta calma en los vídeos”. Tengo la sensación de que a más de uno le cuesta aceptar la existencia ahí fuera de un mal absoluto que tiene a Occidente por enemigo. Supongo que quisieran seguir encerrados en su burbuja donde Estados Unidos e Israel representan el Mal y el resto son luchadores por la libertad.

El fenómeno de las decapitaciones no es nuevo. Recordemos el caso del periodista David Pearl, asesinado en Pakistán en 2002. Dos años después, el grupo que más tarde se convertiría en el Emirato Islámico de Iraq decapitó a Nicholas Berg en Iraq. Por aquel entonces, en España el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe apoyaba moralmente a la insurgencia armada contra la ocupación estadounidense. Vemos que siempre hay un occidental fascinado por el buen salvaje dispuesto a expresar su apoyo a los personajes más siniestros.

Recuerdo las teorías conspirativas sobre el vídeo donde decapitaban Nicholas Berg porque empleaban teorías tan peregrinas como que el vídeo había sido rodado en Estados Unidos porque la víctima llevaba un mono naranja como los presos de Guantánamo y se veía una silla de jardín de plástico blanco. Como si los monos naranjas no existieran fuera de Guantánamos y las sillas de jardín de plástico banco no existieran fuera de Occidente. Son argumentos que ahora nos resultan bastante estúpidos. Como aquella teoría de que las imágenes de la entrada de los rebeldes libios en el centro de Trípoli habían sido grabadas en un estudio. Pero supongo que esos bulos circulan porque tienen un público que necesita creer que ahí fuera no hay chiflados que pretenden imponer sus ideas medievales por la fuerza y que todo es un mal sueño producto de la propaganda de Washington. Vivir la vida con ojos adultos cuesta.

Para seguir leyendo:
“Although the Disbelievers Dislike It – The Hidden Message”
“Cuando el asesinato es el mensaje: El Caso Berg” (PDF)

Actualización: Corregido el enlace al artículo “Cuando el asesinato es el mensaje”